Indianapolis, Indiana. .
November 16, 2018

Caravana de inmigrantes se dispersa y llegan los primeros a Ciudad de México

Por CNN Español

 

La noche de este sábado, en Veracruz, más de 5.500 migrantes se dispersaron y tomaron diferentes rutas

Muchos aseguran que no han definido si elegirán la costa este u oeste para cruzar la frontera con Estados Unidos

El Gobierno mexicano estima que unas 3.600 personas se dirigen al norte

(CNN Español). 4 de noviembre del 2018- La caravana de inmigrantes centroamericanos sigue su camino con dirección a la frontera de México con Estados Unidos y sus primeros integrantes llegaron este fin de semana a Ciudad de México, según información reportada por Foro TV.

Asimismo, la noche de este sábado, en Veracruz, más de 5,500 migrantes se dispersaron y tomaron diferentes rutas.

Unos 200 se encuentran todavía en Ciudad Isla, a fin de llegar hasta Córdoba.

En Córdoba hay albergues con varios migrantes. En este lugar, muchos de ellos aseguran que no han definido si elegirán  la costa este u oeste para cruzar la frontera hacia Estados Unidos.

Según autoridades mexicanas, son 1.200 migrantes los que llegaron a Puebla la noche del sábado. Desde esta ciudad, parte de ese grupo continuó su camino hasta llegar a la Ciudad de México. Muchos de ellos se instalan en albergues de la Magdalena Mixhuca.

Previamente, las autoridades de Ciudad de Mexico habilitaron albergues para recibir más de 5.000 inmigrantes que, se espera, continuarán llegando en los próximos días.

Por otro lado en Tapachula, Chiapas está la caravana conformada, en su mayoría, por ciudadanos de El Salvador. Unos 1,500 ingresaron este viernes a México por esta zona.

En días anteriores, los migrantes en la caravana le han dicho a CNN que están huyendo de la pobreza y la violencia, y que no están disuadidos por los planes del gobierno de Trump de desplegar tropas en la frontera.

La caravana ha viajado alrededor de 30 a 50 kilómetros por día, en gran parte a pie y también se montan en vehículos cuando es posible.

El Gobierno mexicano estima que unas 3,600 personas se dirigen al norte. Los organizadores de la caravana y los grupos de ayuda internacional, incluído ACNUR, han dicho que más de 7,000 personas conforman el grupo.

Las autoridades mexicanas dicen que han comenzado a procesar solicitudes de asilo para más de 2.700 centroamericanos que llegaron con esta caravana. Y cerca de 500 hondureños más han aceptado voluntariamente regresar a su país de origen, dijeron las autoridades mexicanas.

 

Comparte este artículo

K2_AUTHOR

Super User
Inicia sesión para enviar comentarios

Te puede interesar...

  • Desde el banquillo, el Chapo prepara la fusión de dos poderosos carteles

    Yemeli Ortega,lanacion.com 

     

    CIUDAD DE MÉXICO.- En la sombra, tras bambalinas del espectacular juicio contra el Chapo Guzmán en Nueva York, su hegemónico Cartel de Sinaloa maquina un jaque mate en el ajedrez del narcotráfico en México: tras lograr someter a su poderosísimo rival, el Cartel Jalisco Nueva Generación... ahora podría unírsele.

    Los reflectores del mundo están puestos sobre el mayor proceso por narcotráfico en la historia de Estados Unidos, que durante meses dilucidará el Chapo, considerado el capo más peligroso del mundo, es culpable del envío de 155 toneladas de cocaína a territorio estadounidense durante un cuarto de siglo, de posesión de armas y lavado de dinero.

    Cofundador del trasnacional Cartel de Sinaloa, el Chapo, de 61 años, se juega la cadena perpetua.

    Pero este maestro de las cortinas de humo, protagonista de dos espectaculares fugas de prisiones de máxima seguridad en México, podría tener un as bajo la manga lejos de este juicio de costo multimillonario, y que se desarrolla bajo extrema seguridad y secretismo.

    "La captura y extradición de Guzmán fue bueno para la justicia mexicana y de Estados Unidos, pero en realidad es más simbólico porque el Cartel de Sinaloa sigue siendo el más potente del mundo", gracias al liderazgo del también cofundadorIsmael "el Mayo" Zambada, último capo veterano en México, comentó Mike Vigil, exjefe de operaciones internacionales de la agencia estadounidense antidrogas DEA.

    Javier Oliva, investigador en temas de Seguridad y Defensa de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), coincide en que "ese juicio realmente parece más un espectáculo que algo de fondo".

    Mientras no se realice una "fiscalización de dinero, los juicios no tienen mucha utilidad. La esposa, los hijos, los cómplices podrán seguir usando las decenas de millones de dólares que dejó este delincuente", añadió.

     

    Sinaloa avanza sus peones

    Aunque la extradición del Chapo debilitó al Cartel de Sinaloa en un principio, la DEA asegura en su última Evaluación de Amenazas Nacionales por Narcóticos que nuevamente "mantiene el mayor dominio en Estados Unidos", mientras que el rival que le viene pisando los talones, el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), "ha expandido significativamente su presencia en los últimos años".

    Considerando que "los hijos del Chapo son unos juniors que nunca trabajaron en su vida y no saben hacer ese negocio", Zambada ha podido imponerse hasta ahora sin mucho afán al frente del Cartel de Sinaloa, explica Raúl Benítez Manaut, del Centro de Investigaciones sobre América del Norte de la UNAM.

    En contraste, el CJNG de Nemesio Oseguera-alias el Mencho- padece una cruenta lucha intestina, que ha debilitado el vertiginoso avance que logró a punta de extrema violencia y un temible arsenal que incluso derrumbó un helicóptero militar.

    Quien fuera el brazo derecho del Mencho, Carlos Enrique Sánchez -alias el Cholo-, conspira para quedarse con el trono del sanguinario cartel, asegura Vigil.

    Sánchez "se ha aliado con el Cartel de Sinaloa, que lo está apoyando con fondos y con sicarios para que pelee contra el Mencho y entonces, si logra obtener el liderazgo, se va a aliar con el cártel de Sinaloa. Lo va a tener que hacer para poder sobrevivir", explica.

    Durante esta guerra interna, Sinaloa aprovechará para también arrebatarle a su rival un máximo de territorio. Así, sea cual sea el desenlace de la guerra entre el Mencho y el Cholo, ya "es beneficio para el cártel de Sinaloa", subraya Vigil.

     

    Capo zen

    Además de la fría estrategia, en esta jugada reluce una historia familiar.

    La exuberante esposa del Chapo, Emma Coronel, una reina de belleza de 29 años y que ha asistido a casi todas las audiencias en Nueva York, es sobrina del abatido Ignacio Coronel, un astuto capo que hizo prosperar al imperio de Sinaloa en Jalisco.

    Aprovechando su muerte en 2010, el Mencho, acérrimo enemigo del Chapo, usurpó el lugar de Coronel.

    Si el Cholo logra su cometido de dominar al CJNG, "sería una reintegración del grupo originario de Jalisco a la organización principal, que es la de Guzmán", puntualizó Oliva.

    Sin duda, el Cartel de Sinaloa aprovechará las debilidades estructurales del CJNG: el terror con que lidera el Mencho y que, al exponenciar la cifra de homicidios en Jalisco atiza el asecho de las fuerzas federales, así como su jerarquía piramidal, donde todos los movimientos pasan forzosamente por el capo.

    "El Mencho controla todo, es una sola persona (...) Si se le captura sería un golpe duro" para su cartel, explica Vigil.

    Al contrario, Zambada goza de una fama de hombre de negocios con cabeza fría, más que de matón. Además, su negocio "tiene una estructura horizontal, como un McDonalds", con subsidiarias independientes en más de 40 países que no se verían afectadas por el arresto del jefe de la organización, asegura Vigil.

    El septuagenario Zambada "es un hombre supremamente inteligente, muy capaz, que ha estado en el narcotráfico toda su vida y nunca ha pasado un solo día en una cárcel", gracias a que guarda un bajo perfil y nunca sale de la sierra, explica el experto.

    Desde su trono, Zambada sigue moviendo las fichas.

    "Me pueden agarrar en cualquier momento... o nunca", desafió el capo en 2010, en una inusual entrevista para el la revista Proceso.

    Agencia AFP

  • Las claves de la orden de Trump que cambia el asilo: es temporal y los niños migrantes no están protegidos

    En cuanto a la construcción de las 'ciudades carpas', el DHS dice que "en este momento no tenemos ningún anuncio sobre la construcción de instalaciones adicionales para la detención de quienes ingresan ilegalmente a nuestro país”.

    JORGE CANCINO

     

    13 de noviembre del 2018- La proclama que el presidente Donald Trump firmó el viernes y que cambia temporalmente el reglamento de asilo (por 90 días), va más allá de lo que dice la ley. Afecta a todos, incluso a los menores de edad que están protegidos por una ley del 2008 sobre tráfico humano, quienes si entran por un lugar no autorizado, no serán elegibles para una entrevista de miedo creíble o miedo razonable y no podrán pedir asilo en Estados Unidos. Y no importa si tienen uno, tres, cinco o 16 años de edad.

     

    ¿En qué se basó Trump para cambiar el reglamento?

    Un documento del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) explica que el presidente usó su autoridad ejecutiva que le otorga la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA), específicamente la Sección 212 (f) que dice: "Cada vez que el presidente encuentre que la entrada de extranjeros o de cualquier clase de extranjeros en Estados Unidos sería perjudicial para los intereses de Estados Unidos, puede proclamar, y por el periodo que considere necesario, suspender la entrada de todos los extranjeros o cualquier clase de extranjeros como inmigrantes o no inmigrantes, o impondrá a la entrada de extranjeros cualquier restricción que considere apropiada”.

    Añade que, “ a menos que el presidente ordene lo contrario, será ilegal que cualquier extranjero se aparte, ingrese o intente abandonar o ingrese a Estados Unidos, excepto según las reglas razonables, regulaciones y órdenes y sujeto a las limitaciones y excepciones que el presidente pueda prescribir".

     

    ¿El nuevo reglamento aplica a todos los extranjeros?

    No. El DHS indica que la proclama “no se aplica a los residentes legales permanentes, ni a los ciudadanos de Estados Unidos”.

     

    ¿Y qué sucede con los menores no acompañados?

    La proclama limita los derechos de los menores extranjeros no acompañados (UAC). A pesar de que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) asegura que los menores de edad que viajen solos no se serán afectados, un memorando interno de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) fechado el 9 de noviembre, señala que los UAC "no están sujetos a un temor creíble ni a un temor razonable" si entran a Estados Unidos "por fuera de un puerto de entrada yque no se presenten correctamente para su inspección". Además no serán elegibles para pedir asilo, añade.

    "Los niños serán procesados de acuerdo con la proclama", dice José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami, Florida. "La regla interina entró en efecto desde el momento de la firma del presidente. El nuevo reglamento modifica la Sección 212 de la Ley de Inmigración (INA)", que determina la elegibilidad de un extranjero para entrar legalmente al país.

     

    ¿Qué derechos tienen los UAC?

    “ No pueden ser deportados inmediatamente”, advierte Álex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles, California. “Tienen que ser llevados ante un juez de inmigración porque así lo estipula la ley TVPRA del 2008 sobre prevención de tráfico humano”, agrega.

    La Ley TVPRA determina que, en el caso de menores de países no vecinos de Estados Unidos (México o Canadá) detenidos en la frontera, un juez de inmigración debe decidir sus futuros en Estados Unidos. “Y en el caso de los menores de México que vengan solos, por ejemplo, es muy difícil deportarlos como ocurre con los adultos. El gobierno federal tiene que asegurarse primero que el niño esté al cuidado de un adulto responsable y que, al regresarlo, no vaya a correr el riesgo de caer en manos equivocadas”, dice Gálvez.

    “En los casos que vengan con sus papás y ellos tienen un Acta de Nacimiento que lo demuestre, el gobierno no los puede separar, debe procesarlos juntos”, añade. “Y si el padre pide la deportación acelerada, la pregunta es si el gobierno dará los pasos adecuados para acelerar también la deportación del menor para asegurarse que siempre estén juntos, que siempre estén junto a sus padres. Imagino que para eso serán las ciudades-carpa de las que ha hablado el presidente”.

     

    ¿Qué pasa con las protecciones de la Ley TVPRA?

    "Mucho de lo que ahora dice el presidente Trump se basa en lo que él piensa", dice Gálvez. "Existe la presunción de que la proclama es todo lo que necesita y que puede pasar por encima de todas las leyes que existen. Por ese motivo es que será demandado nuevamente esta vez. No puede deshacerse de tolas las leyes. Serán los tribunales de justicia, como ha ocurrido con las órdenes ejecutivas de la prohibición de la entrada de musulmanes, DACA o el TPS, los que resuelvan este asunto jurídico".

    "Y en cuanto a los niños, pues ellos tienen derecho a una entrevista de miedo creíble o razonable", explica Gálvez. " A un niño no se le puede acusar de cometer un crimen porque no tienen lo que se denomina 'mens rea', no tiene la mentalidad para cometer un delito".

     

    ¿Y entonces?

    Guerrero indica que, de acuerdo con el documento de la USCIS, "los UAC van a seguir siendo encausados bajo las secciones 279 y 1232 del Código de Estados Unidos, con la diferencia de que, quien no entre por un lugar autorizado no califica para asilo, pero si tiene otro derecho vigente, podrá este ser ventilado en la corte".

     

    ¿El gobierno está cerrando la frontera?

    El DHS dice que no, que la proclama tiene como objetivo “impedir el ingreso de una inmigración ilegal masiva sin control”.

     

    ¿Por qué se niega el asilo a personas que entran por zonas no autorizadas?

    El DHS dice que el personal en los puertos de entrada lleva a cabo misiones prioritarias, entre ellas facilitar el comercio y viajes legales, prevenir la entrada de drogas y contrabando, detener criminales y terroristas y ayudar a las personas que buscan asilo. “Los puertos de entrada están equipados para inspeccionar a las personas de manera segura y ordenada, incluido el examen (entrevista de miedo creíble) que determina la existencia de una base para admitir a un extranjero.

    Añade que en los puertos de entrada se puede procesar “de manera expedita a los extranjeros que son admisibles, al tiempo que ofrecen una oportunidad para que aquellos que no sean admisibles ingresen y busquen protección”.

     

    ¿Es ilegal que una persona pida asilo si entra por una zona no autorizada?

    El DHS responde que “las personas con reclamos legítimos de asilo pueden simplemente presentarse en el puerto de entrada para que se escuchen sus reclamos”.

    Añade que “si los extranjeros llegan a un puerto de entrada, siguen siendo elegibles para buscar asilo y pueden proceder a través del proceso existente de detección de temor creíble”.

    La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), el Southern Poverty Law Center y el Centro por los Derechos Constitucionales demandaron el nuevo reglamento de asilo porque consideran que la proclama “ atenta contra la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA), así como contra la Ley de Procedimiento Administrativo”.

    Argumentan que la INA establece que una persona puede pedir asilo cuando ingresa al territorio estadounidense, incluso si lo hace por una zona distinta a un puerto de entrada.

    Gálvez advierte que la proclama "también toca otras leyes y reglamentos, como la TVPRA de 2008, abriendo la puerta a múltiples demandas".

     

    ¿Habrá demoras en los puertos de entrada?

    El gobierno asegura que, anticipándose a la llegada de un gran grupo de migrantes en busca de asilo en las próximas semanas, “el DHS está incrementando los recursos adicionales para respaldar nuestros puertos de entrada para ayudar a procesar a esas personas, y a todas las demás personas que llegan a nuestros puertos de entrada de la manera más eficiente posible”.

     

    ¿Quién puede solicitar asilo?

    Solo extranjeros que ingresen por una zona o lugar autorizado y no hayan sido o sean declarados inadmisibles en el país.

     

    ¿Cambia la proclama el proceso de entrevista de miedo creíble?

    Sí, ahora el proceso es más riguroso que antes. Los agentes federales escrutan más a fondo a los solicitantes de asilo, piden más pruebas y los solicitantes deben mostrar un temor razonable de persecución o tortura para ser considerados.

    “El solo decir que tiene miedo de volver a su país no es suficiente para que se inicie un proceso de asilo o le aprueben la entrevista de miedo razonable”, dice José Guerrero, un abogado de Inmigración que ejerce en Miami, Florida. “Le van a pedir más pruebas, evidencias”, añade.

     

    ¿Puede el gobierno prohibirle pedir asilo si entró por una zona no autorizada?

    “La guía emitida por el gobierno que instruye a los agentes fronterizos dice que, si una persona cruza al territorio de Estados Unidos por un sitio que no sea un puerto de entrada, es obligatorio que le nieguen el asilo”, advierte Guerrero. “La nueva regla no le impide, ni le quita a nadie pedir asilo, pero debe hacerlo por un sitio correcto y autorizado”, precisa.

     

    ¿Están construyendo las denominadas ‘ciudades carpas’?

    Los departamentos de Seguridad Nacional (DHS) y de Defensa (DOD) “están trabajando juntos para promover la misión de seguridad de la frontera del presidente”, dice un documento del DHS.

    “Se están buscando lugares y vías disponibles si surge la necesidad de viviendas adicionales. En este momento no tenemos ningún anuncio sobre la construcción de instalaciones adicionales para la detención de quienes ingresan ilegalmente a nuestro país”.

     

    ¿Todos los detenidos serán encarcelados?

    No. “Los extranjeros generalmente son detenidos durante el proceso para determinar temor o miedo creíble, pero pueden ser elegibles para libertad condicional o libertad bajo fianza si establecen un temor creíble”, explica el DHS. Agrega que, “en la medida que la regla puede resultar en entrevistas más largas para cada caso, la duración de la detención de los extranjeros puede aumentar”.

     

    ¿A qué le teme el gobierno?

    El DHS insiste en que el sistema migratorio está “fracasado” y ha “precipitado una crisis de inmigración ilegal en la frontera sur” y alega que la caravana de migrantes “es solo el último síntoma de este problema.

    “La Patrulla Fronteriza atrapa a cientos de miles de personas cada año”, cifras que para cualquier estadounidense “son inaceptables”, añade. Y explica: “Los solicitantes de asilo saben que serán liberados y que recibirán permisos de trabajo mientras que sus reclamaciones, a menudo frívolas, se adjudican. Luego desaparecen o dejan de salir del país”.

    Este argumento es defendido por la Casa Blanca. Los tribunales de inmigración tienen acumulados más de 740,000 expedientes y algunas citas las están programando para dentro de dos o tres años.

    La liberación de inmigrantes procesados dependerá de si se considera que los extranjeros que piden asilo no representan una amenaza a la seguridad nacional y del cupo diario de camas disponibles en los centros de detención de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE). Estas realidades son un problema que también golpeó al gobierno de Barack Obama tras el estallido de la crisis migratoria de la frontera en junio de 2014.

    “Una manera de arreglar esto para que aceleren los casos y todo el mundo tenga la oportunidad de presentarse ante un juez, es que el gobierno invierta más recursos, se contraten más jueces, se creen nuevos tribunales y se descongestionen las cortes. Si no hay inversión, el problema va a seguir empeorando”, dice Guerrero.

    Organizaciones y Activistas que defienden los derechos de los inmigrantes consultados por Univision Noticias señalan que, simultáneamente a la modernización del sistema migratorio estadounidense, hay que atender las causas que motivan la migración en los países del denominado Triángulo del Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras) y México, entre ellas la violencia doméstica y de pandillas, el narcotráfico, la pobreza, la falta de oportunidades, la corrupción de los gobiernos, la falta de empleos y el cambio climático.

     

  • Corte de Apelaciones falla a favor de DACA y decide que el gobierno de Trump no puede cancelar el programa

    Se trata de un nuevo golpe a la Administración, que ha intentado acabar con este beneficio que protege de la deportación a unos 700,000 jóvenes.

     

    Por:JORGE CANCINOyPATRICIA CLAREMBAUX

     

    8 de noviembre del 2018- La Corte de Apelaciones del Noveno Circuito dictaminó este jueves que el gobierno de Donald Trump no puede cancelar la Acción Diferida de 2012 (DACA), que protege de la deportación a unos 700,000 jóvenes que llegaron al país antes de los 16 años y se les conoce como dreamers.

    El fallo le propina un nuevo golpe al presidente en su intento por detener el programa que le expresidente Barack Obama activó en el 2014.

    Un panel de tres jueces decidió mantener en vigor un fallo emitido por una corte federal de California el pasado 9 de enero, que ordenó al gobierno restituir el programa en los mismos términos en que se encontraba el 5 de septiembre de 2017, cuando fue cancelado por el entonces fiscal general, Jeff Sessions.

    En el dictamen, el panel concluyó que la decisión del gobierno era "arbitraria, caprichosa y no estaba apegada a la ley".

    El fallo de este jueves ocurre tres días después que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) le pidió a la Corte Suprema de Justicia que revisara el programa sin tomar en cuenta las acciones legales que estén en manos de tribunales inferiores y un día después del despido de Sessions, uno de los principales opositores del programa.

    La decisión de este jueves solo implica que el programa se mantiene en vigencia, mas no que pueden ser admitidas nuevas aplicaciones.

     

    La pelea judicial

    Luego de que Sessions cancelara el programa en 2017, el gobierno de Trump le dio 30 días a los dreamers para que renovaran por última vez sus amparos. El presidente pidió además al Congreso que debatiera una legislación para dar una solución permanente a estos jóvenes en un plazo de seis meses. Ese tiempo pasó, pero los demócratas, los republicanos y la Casa Blanca no se pusieron de acuerdo.

    La fecha de cancelación fue determinada dos meses antes por Texas, cuando dijo que demandaría al gobierno si no eliminaba el programa.

    Pero cuatro meses después de la cancelación, el 9 de enero, una corte de California declaró ilegal la decisión de cancelarlo y ordenó que se restituyera, algo que fue ratificado por una segunda corte en Nueva York. Entonces fue puesto nuevamente en vigencia en los mismos términos en que se encontraba antes de la cancelación del fiscal general.

    Pero el 24 de abril, una tercera corte federal, esta vez en Columbia, restituyó por completo la Acción Diferida y le dio 90 días al gobierno para que presentara evidencias adicionales que respaldaran su argumento para eliminar DACA. Advirtieron entonces que de no ampliar sus explicaciones, serían aceptadas nuevas aplicaciones.

    El 17 de agosto, la misma corte eximió al gobierno de aceptar nuevas solicitudes después de que los demandantes —encabezados por la dreamer mexicana María Perales y Microsoft— decidieron no oponerse a la decisión anunciada por el Departamento de Justicia de no aceptar a nuevos inscritos.

    El último fallo que se conoció sobre DACA ocurrió en Texas, en respuesta a una demanda entablada por el fiscal general del estado, Ken Paxton. El 30 de agosto el juez John Bates rechazó la petición para cancelar el programa y mantuvo vigente los fallos favorables a DACA. Permitió así que continuaran los procesos jurídicos entablados en otros tribunales.

    Bates reconoció en su sentencia que los argumentos de Texas eran buenos, pero consideró que los estados se tomaron demasiado tiempo en presentar una demanda, por lo que decidió no bloquear el programa. Además, sugirió que sea la Corte Suprema la que determine en última instancia la legalidad de DACA y su constitucionalidad.

  • Corte de Apelaciones falla a favor de DACA y decide que el gobierno de Trump no puede cancelar el programa

    Se trata de un nuevo golpe a la Administración, que ha intentado acabar con este beneficio que protege de la deportación a unos 700,000 jóvenes.

     

    Por:JORGE CANCINOyPATRICIA CLAREMBAUX

     

    8 de noviembre del 2018- La Corte de Apelaciones del Noveno Circuito dictaminó este jueves que el gobierno de Donald Trump no puede cancelar la Acción Diferida de 2012 (DACA), que protege de la deportación a unos 700,000 jóvenes que llegaron al país antes de los 16 años y se les conoce como dreamers.

    El fallo le propina un nuevo golpe al presidente en su intento por detener el programa que le expresidente Barack Obama activó en el 2014.

    Un panel de tres jueces decidió mantener en vigor un fallo emitido por una corte federal de California el pasado 9 de enero, que ordenó al gobierno restituir el programa en los mismos términos en que se encontraba el 5 de septiembre de 2017, cuando fue cancelado por el entonces fiscal general, Jeff Sessions.

    En el dictamen, el panel concluyó que la decisión del gobierno era "arbitraria, caprichosa y no estaba apegada a la ley".

    El fallo de este jueves ocurre tres días después que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) le pidió a la Corte Suprema de Justicia que revisara el programa sin tomar en cuenta las acciones legales que estén en manos de tribunales inferiores y un día después del despido de Sessions, uno de los principales opositores del programa.

    La decisión de este jueves solo implica que el programa se mantiene en vigencia, mas no que pueden ser admitidas nuevas aplicaciones.

     

    La pelea judicial

    Luego de que Sessions cancelara el programa en 2017, el gobierno de Trump le dio 30 días a los dreamers para que renovaran por última vez sus amparos. El presidente pidió además al Congreso que debatiera una legislación para dar una solución permanente a estos jóvenes en un plazo de seis meses. Ese tiempo pasó, pero los demócratas, los republicanos y la Casa Blanca no se pusieron de acuerdo.

    La fecha de cancelación fue determinada dos meses antes por Texas, cuando dijo que demandaría al gobierno si no eliminaba el programa.

    Pero cuatro meses después de la cancelación, el 9 de enero, una corte de California declaró ilegal la decisión de cancelarlo y ordenó que se restituyera, algo que fue ratificado por una segunda corte en Nueva York. Entonces fue puesto nuevamente en vigencia en los mismos términos en que se encontraba antes de la cancelación del fiscal general.

    Pero el 24 de abril, una tercera corte federal, esta vez en Columbia, restituyó por completo la Acción Diferida y le dio 90 días al gobierno para que presentara evidencias adicionales que respaldaran su argumento para eliminar DACA. Advirtieron entonces que de no ampliar sus explicaciones, serían aceptadas nuevas aplicaciones.

    El 17 de agosto, la misma corte eximió al gobierno de aceptar nuevas solicitudes después de que los demandantes —encabezados por la dreamer mexicana María Perales y Microsoft— decidieron no oponerse a la decisión anunciada por el Departamento de Justicia de no aceptar a nuevos inscritos.

    El último fallo que se conoció sobre DACA ocurrió en Texas, en respuesta a una demanda entablada por el fiscal general del estado, Ken Paxton. El 30 de agosto el juez John Bates rechazó la petición para cancelar el programa y mantuvo vigente los fallos favorables a DACA. Permitió así que continuaran los procesos jurídicos entablados en otros tribunales.

    Bates reconoció en su sentencia que los argumentos de Texas eran buenos, pero consideró que los estados se tomaron demasiado tiempo en presentar una demanda, por lo que decidió no bloquear el programa. Además, sugirió que sea la Corte Suprema la que determine en última instancia la legalidad de DACA y su constitucionalidad.

  • La "ola azul" no llegó, pero los demócratas logran una victoria que le complica la vida a Trump

    Con la Cámara de Representantes en manos demócratas y el Senado aún bajo dominio republicano se presagia un tenso pulso político en Washington que le complicará al presidente los últimos dos años en la Casa Blanca.

    CARLOS CHIRINOS VÁSQUEZ

     

    7 de noviembre del 2018- Esta vez las encuestas indicaron lo que terminaría pasando en la votación final de las elecciones de mitad de periodo y, como se pronosticaba, el Partido Demócrata recuperó el control de la Cámara de Representantes del Congreso.

    Si bien la “ola azul” que los demócratas prometían y esperaban no terminó verificándose en los resultados, el partido obtuvo una importante victoria al lograr ocupar 35 escaños que estaban en manos republicanas, superando los 23 que necesitaban como mínimo para obtener la mayoría.

     

    Así les contamos la jornada electoral

    De hecho, para minimizar la derrota, el Partido Republicano hace énfasis en que el 'tsunami' con que los amenazaban terminó siendo una 'onda', como indicó en un comunicado la presidenta del partido, Ronna McDaniels, en el que se refirió al “entusiasmo generado por el presidente Trump” como uno de los factores que habría evitado una derrota más aplastante.

    Con la Cámara Baja en manos de la oposición demócrata se le dificultará al presidente Donald Trump seguir avanzando su agenda política y es posible que, con un previsible agravamiento de la polarización, vengan dos años de estancamiento político en Washington, considerando que el Senado sigue en manos de los republicanos.

    El nuevo balance de poder cambiará la dinámica política en Washington y las estrategias para las presidenciales de 2020, una campaña que, podríamos decir, empezará apenas se terminen de oficializar los resultados de estos comicios.

     

    Bloqueo parlamentario

    El primer efecto previsible en el nuevo balance del poder es la paralización de la agenda legislativa del presidente, sobre todo sus planes en inmigración y seguridad y su promesa de una nueva reducción de impuestos.

    Trump, que ha acusado de obstruccionismo a los demócratas para explicar fracasos legislativos como la derogación de Obamacare o la imposibilidad de imponer una dura reforma migratoria, pese a que su partido tiene la mayoría en el Congreso, podría estar por conocer lo que es un verdadero bloqueo parlamentario si no afina sus habilidades negociadoras para llegar a consensos con la oposición.

    El proceso de formación de leyes se hará previsiblemente más engorroso y puntos importantes para la Casa Blanca, como reforma de las leyes de inmigración que aporte fondos suficientes para la construcción del polémico muro fronterizo con México, podrían no llegar a contar con el respaldo necesario en la Cámara Baja.

    Sin embargo, el presidente podría sacar provecho de su minoría en la Cámara de Representantes con miras a la reelección en 2020, si termina convenciendo al electorado que sus futuros fracasos e incumplimiento de promesas empeñadas se debe a que no cuenta con el respaldo de la mitad del Capitolio.

    Para Trump tener un contrincante bien identificado en el Congreso puede ser de utilidad, sobre todo ahora que Nancy Pelosi podría volver a convertirse en presidenta de la Cámara de Representantes.

     

    Impeachment en la mira

    Con los demócratas controlando la Cámara Baja, el presidente pierde un importante muro de defensa que hasta ahora lo había protegido de los deseos de algunos de abrir investigaciones contra él y su entorno por la supuesta colusión con operadores de inteligencia rusos durante la campaña presidencial de 2016 y los conflictos de interés que pueden representar sus negocios.

    El impeachment o juicio político al mandatario ha sido hasta ahora anatema para el liderazgo del partido, pero está en la lista de tareas inmediatas de muchos de los demócratas que están llegando al Congreso.

    Eso presagia un potencial pulso entre los más progresistas que pueden asumir sus victorias como un mandato popular para limitar el poder de un presidente al que consideran que ha violado la ley con negocios no muy bien aclarados y un sector más moderado que puede pensar que no es necesariamente buena estrategia cazar una pelea con un político que se alimenta del debate y lo usa para aglutinar su base electoral.

    Quizá antes de llegar a esa instancia, los congresistas decidan ejercer el poder de citación que tienen ahora que controlarán los comités para pedir al presidente que entregue las declaraciones de impuesto que no ha querido mostrar, rompiendo una tradición que marcaba que los aspirantes a la presidencia mostraban el estado de sus finanzas como gesto de transparencia.

     

    La hora de los moderados

    La victoria demócrata se produce en gran medida por el avance de candidatos considerados moderados en distritos en los que el estilo y el discurso del presidente genera rechazo, incluso entre algunos republicanos, un fenómeno que se vio en zonas suburbanas.

    Sin embargo, hay nombres destacados entre los nuevos congresistas, como la ’niuyorrican’ Alexandria Ocasio Cortez, considerada una de las representantes del ala más radical del partido por su agenda de socialismo democrático, inspirada en el senador Bernie Sanders. O Rashida Tlaib, en Michigan, la primera musulmana en integrar el Congreso.

    Por lo pronto, los más liberales pueden desafiar el liderazgo de Nancy Pelosi, que como líder de la bancada debería volver a convertirse en presidenta de la Cámara de Representantes, una función que ya ejerció entre 2007 y 2011, cuando se convirtió en la primera mujer en ese cargo.

    Durante la campaña, varios candidatos que se presentaban como del ala progresistas dijeron que no respaldarían una nueva presidencia de la congresista de California, falta saber si lo hicieron por conveniencia electoral, considerando que ella suele ser el centro de las críticas republicanas, o por real convicción de que conviene una renovación de la cúpula demócrata en el Congreso.

  • Caravana de inmigrantes se dispersa y llegan los primeros a Ciudad de México

    Por CNN Español

     

    La noche de este sábado, en Veracruz, más de 5.500 migrantes se dispersaron y tomaron diferentes rutas

    Muchos aseguran que no han definido si elegirán la costa este u oeste para cruzar la frontera con Estados Unidos

    El Gobierno mexicano estima que unas 3.600 personas se dirigen al norte

    (CNN Español). 4 de noviembre del 2018- La caravana de inmigrantes centroamericanos sigue su camino con dirección a la frontera de México con Estados Unidos y sus primeros integrantes llegaron este fin de semana a Ciudad de México, según información reportada por Foro TV.

    Asimismo, la noche de este sábado, en Veracruz, más de 5,500 migrantes se dispersaron y tomaron diferentes rutas.

    Unos 200 se encuentran todavía en Ciudad Isla, a fin de llegar hasta Córdoba.

    En Córdoba hay albergues con varios migrantes. En este lugar, muchos de ellos aseguran que no han definido si elegirán  la costa este u oeste para cruzar la frontera hacia Estados Unidos.

    Según autoridades mexicanas, son 1.200 migrantes los que llegaron a Puebla la noche del sábado. Desde esta ciudad, parte de ese grupo continuó su camino hasta llegar a la Ciudad de México. Muchos de ellos se instalan en albergues de la Magdalena Mixhuca.

    Previamente, las autoridades de Ciudad de Mexico habilitaron albergues para recibir más de 5.000 inmigrantes que, se espera, continuarán llegando en los próximos días.

    Por otro lado en Tapachula, Chiapas está la caravana conformada, en su mayoría, por ciudadanos de El Salvador. Unos 1,500 ingresaron este viernes a México por esta zona.

    En días anteriores, los migrantes en la caravana le han dicho a CNN que están huyendo de la pobreza y la violencia, y que no están disuadidos por los planes del gobierno de Trump de desplegar tropas en la frontera.

    La caravana ha viajado alrededor de 30 a 50 kilómetros por día, en gran parte a pie y también se montan en vehículos cuando es posible.

    El Gobierno mexicano estima que unas 3,600 personas se dirigen al norte. Los organizadores de la caravana y los grupos de ayuda internacional, incluído ACNUR, han dicho que más de 7,000 personas conforman el grupo.

    Las autoridades mexicanas dicen que han comenzado a procesar solicitudes de asilo para más de 2.700 centroamericanos que llegaron con esta caravana. Y cerca de 500 hondureños más han aceptado voluntariamente regresar a su país de origen, dijeron las autoridades mexicanas.

     

  • Encuesta CNN: en la víspera de las elecciones intermedias en EE.UU. los demócratas mantienen la ventaja

    Por Jennifer Agiesta, directora de encuestas de CNN.

     

    La ventaja demócrata es de 55% frente a 42% de los republicanos

    66% de votantes latinos favorecen a los demócratas

    La aprobación de Trump en la encuesta se mantiene en 39%, con 55% de desaprobación

     

    (CNN). 5 de noviembre del 2018- En la víspera de las elecciones intermedias en Estados Unidos, el Partido Demócrata continúa con una ventaja de dos dígitos sobre el Partido Republicano en una boleta genérica para el Congreso entre probables votantes, de acuerdo con una nueva encuesta de CNN realizada por SSRS. 

    La ventaja demócrata de 55% frente a 42% en la nueva encuesta es igual a la ventaja que tenían a principios de octubre y casi la misma diferencia de 10 puntos que tenían en la primera semana de septiembre

    Esa es una ventaja inferior que la que tenía el partido en la encuesta final de CNN antes de las elecciones de 2006 y similar a la ventaja de 10 puntos que tenían los republicanos poco antes de las elecciones intermedias de 2010.

    Los demócratas se benefician de la gran brecha de género en las preferencias que se ha mantenido en el tercer trimestre del año (las mujeres favorecen a los demócratas con 62% contra 35%, mientras que los hombres están divididos, 49% apoya a los republicanos y 48% a los demócratas, en sus distritos).

    También de una gran ventaja entre los independientes (53% para los demócratas por 39% para los republicanos) y de un fuerte apoyo entre negros y latinos (88% de los votantes negros y 66% de votantes latinos favorecen a los demócratas).

    Casi 7 de cada 10 probables votantes dicen que cuando voten este martes estarán mandando un mensaje sobre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y más a menudo y no, el mensaje que esos votantes quieren enviar es de oposición. En total, 42% de los probables votantes dicen que su voto será para expresar oposición al presidente y 28% que será para apoyarlo. Otro 28% dice que su voto no es sobre el presidente. Ese nivel de oposición es similar a cómo los probables votantes se sentían poco antes de las elecciones de 2006, cuando 41% dijo que votaba contra el entonces presidente George W. Bush, aunque menos votantes ese año (16%) dijeron que salían para apoyar al presidente.

    La aprobación de Trump en la encuesta se mantiene en 39%, con 55% de desaprobación, ligeramente peor que su marca de 41% de aprobación y 52% de desaprobación a principios de octubre.

    Ese es el peor índice de aprobación previo a una elección de cualquier presidente rumbo a las primeras elecciones intermedias de su mandato en encuestas que se remontan hasta la presidencia de Eisenhower.

    Entre los probables votantes, una mayoría, 52%, dice que desaprueba fuertemente la forma en que el presidente realiza su trabajo, y 35% dice que aprueba fuertemente su labor. Solo 11% de los posibles votantes el martes dice que no tiene un fuerte punto de vista sobre Trump.

    La encuesta de CNN fue realizada por SSRS del 1 al 3 de noviembre al sobre una muestra aleatoria a nivel nacional de 1.518 adultos contactados por líneas telefónicas fijas o celulares por entrevistadores en vivo. Los resultados de la muestra total tienen un margen de error de +- 3,1%; para el subconjunto de 1.151 probables votantes es de +-3,5%.

     

  • Qué pueden y qué no pueden hacer los demócratas si recuperan el control de la Cámara de Representantes

    Durante sus dos primeros años como presidente, Donald Trump ha gobernado sin apenas contrapesos en el Congreso. Una Cámara de Representantes en manos de los demócratas puede frenar su agenda, investigar sus finanzas personales y las de sus empresas e iniciar el proceso que podría desembocar en su destitución.

    EDUARDO SUÁREZ

     

    4 de noviembre del 2018- El sistema político de Estados Unidos está lleno de contrapesos que limitan los poderes de las grandes instituciones del Estado. Ninguna puede tomar decisiones sin contar con la aprobación o la supervisión de las demás. Los ejemplos son muy numerosos. El presidente debe someter cada nombramiento importante al examen del Senado. La Corte Suprema puede derogar cualquier ley y cualquier decreto de la Casa Blanca si estima que no se ajustan a la Constitución. El Gobierno federal no puede legislar sobre áreas que son competencia exclusiva de los estados. El veto del presidente puede evitar que se convierta en ley cualquier proyecto legislativo del partido rival.

    A menudo la Casa Blanca, el Senado y la Cámara de Representantes están en manos de más de un partido político. Esa circunstancia se conoce como Gobierno dividido y ha ocurrido en cuatro ocasiones desde 1993. Bill Clinton y Barack Obama gobernaron con un Congreso mixto o republicano durante seis de los ocho años de su mandato. George W. Bush gobernó limitado por los demócratas al principio y al final.

    Los ciudadanos de Estados Unidos suelen maniatar a sus presidentes poniendo el Congreso en manos de sus adversarios políticos. Ocurrió con Obama en 2010 y con Clinton en 1994. Lo decía esta semana el excongresista republicano Tom Davis durante un evento en la Universidad de Chicago: “Los votantes me eligieron a mí en 1994 para que les protegiera de Clinton y dos años después reeligieron a Clinton para que les protegiera de mí”.

    Durante sus dos primeros años como presidente, Donald Trump ha gobernado sin apenas contrapesos en el Capitolio. Una Cámara de Representantes en manos de los demócratas puede frenar su agenda, investigar sus finanzas personales y las de sus empresas e iniciar el proceso que podría desembocar en su destitución. Esto es lo que los demócratas pueden y no pueden hacer con el control de la Cámara de Representantes. 

     

    Investigar a Trump 

    Aprobar una ley requiere una mayoría en las dos cámaras del Capitolio y la firma del presidente. Abrir una investigación sobre el entorno del presidente sólo requiere el control de algunas comisiones de la Cámara de Representantes. 

    El abandono de la Cámara baja de los congresistas republicanos Trey Gowdy y Bob Goodlatte dejará vacante la presidencia de dos muy importantes: la Comisión de Asuntos Judiciales y la de Supervisión.

    Ambas comisiones tienen poderes para citar a declarar a cualquier testigo y para solicitar documentos que los congresistas estimen relevantes para una investigación. La congresista demócrata Nancy Pelosi advirtió en octubre que su partido podría usar además la amenaza de esos requerimientos como una herramienta de negociación. 

    El congresista demócrata Elijah Cummings, que podría presidir la Comisión de Supervisión, anunció hace unos meses su disposición a investigar posibles violaciones de la llamada Cláusula de Emolumentos, un precepto constitucional que prohíbe a cualquier servidor público recibir regalos de gobiernos extranjeros y que el presidente podría haber violado según algunos expertos en Derecho constitucional. Los demócratas podrían investigar si países como Rusia o Arabia Saudí son clientes asiduos de los hoteles del presidente o si han favorecido los proyectos inmobiliarios del negocio familiar de Trump. También podrían requerir a Trump que haga públicas sus declaraciones de impuestos aunque parece poco probable que lo haga sin una resolución judicial. 

    Una investigación del New York Times desveló recientemente que Trump había construido su fortuna con la ayuda de su padre y de varias triquiñuelas para esquivar al fisco. Sin embargo, el artículo no incluía información reciente sobre las finanzas del presidente, el único candidato a la Casa Blanca en las últimas décadas que se ha negado a hacer pública su situación fiscal. Esa renuencia augura una larga batalla judicial que muy probablemente decidirá la Corte Suprema, cuyos dos miembros más jóvenes fueron designados por el propio Trump. 

     

    Investigar al Gobierno

    Los demócratas podrían investigar a fondo a los miembros del equipo del presidente. En los dos primeros años de Trump, los medios destaparon escándalos que apenas encontraron eco en el Capitolio. Una Cámara controlada por los demócratas podría investigar los gastos de viaje del secretario de Interior, Ryan Zinke, y también los vínculos entre empresarios afines a Putin y el secretario de Comercio, Wilbur Ross. 

    Los demócratas podrían investigar también algunas de las decisiones más polémicas del Gobierno del presidente. Entre ellas, el papel de las grandes empresas energéticas en la supresión de algunas regulaciones medioambientales, la respuesta al huracán María en Puerto Rico en septiembre de 2017 o la separación de los menores de sus familias en la frontera sur del país. 

     

    Iniciar el ‘impeachment’

    Uno de los poderes más importantes de la Cámara de Representantes es iniciar el proceso de destitución del presidente, conocido popularmente como 'impeachment' y previsto por la Constitución. 

    El proceso puede iniciarlo cualquier miembro de la Cámara que quiera defenderlo en la comisión de asuntos judiciales. Si la comisión acepta examinar el caso, el 'impeachment' se somete al criterio del pleno de la Cámara. Aprobarlo sólo requiere una mayoría simple entre los congresistas presentes en la votación. Una vez aprobado el proceso en la Cámara, los encargados de enjuiciar al presidente son los senadores. 

    El procedimiento se parece a un juicio: incluye testigos y deliberaciones y las sesiones las preside el presidente de la Corte Suprema. El Senado vota al final del proceso sobre la destitución del presidente, que sale adelante si votan a favor 67 senadores. Es decir, dos tercios de los miembros de la institución. 

    Hasta aquí los detalles jurídicos del proceso, que los congresistas demócratas por ahora se resisten a invocar pese al clamor entre sus bases. Según un sondeo que la CNN publicó en junio de este año, casi ocho de cada 10 votantes demócratas están a favor de destituir a Trump por esta vía. Pero por ahora los líderes del partido prefieren esperar a las conclusiones de la investigación del fiscal especial Robert Mueller, que investiga la posible obstrucción de Trump a la justicia y la interferencia rusa en las elecciones de 2016.

    Los demócratas han evitado hablar del 'impeachment' durante la campaña temerosos de movilizar a los votantes del presidente y no está claro que vayan a iniciar el proceso en los próximos meses. Los líderes del partido podrían optar por no hacerlo si no tienen los votos suficientes en el Senado y los congresistas de distritos que votaron hace dos años por los republicanos se lo pensarán dos veces antes de votar a favor de la destitución de Trump. Sobre los demócratas pesa el espectro del proceso de destitución de Bill Clinton, que los republicanos emprendieron sin éxito en diciembre de 1998 y que sólo logró potenciar su popularidad. 

     

    Restringir los gastos de Trump

    La Cámara de Representantes tiene la autoridad para aprobar lo que se conoce como Appropriations Bills, propuestas legislativas que determinan los gastos del Gobierno federal. Esas leyes, que requieren el voto del Senado, incluyen cláusulas sobre asuntos muy diversos y es difícil frenarlas. Si el presidente las veta, puede poner en peligro partidas presupuestarias para proyectos que le interesa desarrollar. 

    La Cámara de Representantes tiene el poder negarle a Trump fondos para construir el muro en la frontera y para cualquier otra medida que requiera un gasto no presupuestado. El presidente podría vetar estas propuestas y forzar el cierre del Gobierno federal. 

     

    Aprobar proyectos de ley

     Los demócratas de la Cámara de Representantes pueden aprobar proyectos legislativos y someterlos al criterio del Senado, que podría aprobarlos, debatirlos o dejarlos en barbecho si tiene otras prioridades para legislar. 

    El ejemplo más interesante es la reforma para regularizar la situación de millones de inmigrantes indocumentados. Los demócratas podrían sacarla adelante en la Cámara de Representantes y obligar a los senadores a decidir si aprobarla, aparcarla o desarrollar su propia versión de la ley. 

    Durante años, la reforma ha permanecido bloqueada en la Cámara no porque no tuviera los votos sino por la renuencia del liderazgo republicano a someterla a votación.

    No es descabellado pensar que un Senado republicano pueda aprobar esa reforma migratoria o incluso una legislación para financiar proyectos de infraestructuras. Más difícil se antoja que los demócratas saquen adelante propuestas para fortalecer la lucha contra el cambio climático, subir el salario mínimo, avanzar hacia un seguro sanitario universal o proteger algunas de las conquistas de la reforma sanitaria de Obama. Aún así podrían aprobar algunas de esas propuestas para dejar claras sus prioridades con la vista puesta en la campaña presidencial de 2020. 

     

    Lo que no podrían hacer

    El control de la Cámara de Representantes no permitiría a los demócratas bloquear los nombramientos de altos cargos, jueces federales y magistrados de la Corte Suprema, todos ellos en manos de los senadores. Tampoco les permitiría bloquear tratados internacionales puesto que es el Senado el que debe aprobarlos ni frenar órdenes ejecutivas como el veto migratorio que Trump aprobó al llegar al poder.

    La Constitución establece que sólo el Congreso puede declarar la guerra a otro país aunque los presidentes se han saltado este requerimiento en varias ocasiones. El presidente es el máximo responsable militar de Estados Unidos y puede invocar esa autoridad para actuar en cualquier situación de emergencia sin el apoyo de la Cámara de Representantes. También puede abandonar o renegociar cualquier tratado internacional como ha ocurrido con el Tratado de Libre Comercio o con el Acuerdo de París.

  • ¿Puede Trump quitar la ciudadanía a hijos de indocumentados nacidos en EEUU? Respondemos tus preguntas

    Los lectores de Univision Noticias han escrito a la redacción tras los temores que hay por la idea del presidente de modificar la Enmienda 14 que garantiza la ciudadanía estadounidense a los nacidos en el país. Pese a que la propuesta no depende solo del presidente sino de un complicado proceso legal, aquí respondemos tus dudas.

    JORGE CANCINO

     

    31 de octubre del 2018- La idea lanzada el lunes por el presidente Donald Trump de firmar una orden ejecutiva para negar la ciudadanía automática a los hijos de inmigrantes indocumentados que nacen en Estados Unidos ha generado muchas interrogantes en nuestros lectores.

    La Enmienda 14 de la Constitución garantiza que toda persona que nace en territorio de Estados Unidos es ciudadano estadounidense. Pero Trump, al igual que lo hizo durante la campaña que lo llevó a la Casa Blanca, insiste en que la redacción de la enmienda puede ser interpretada de una manera diferente.

    “La llamada ciudadanía por nacimiento, que cuesta miles de millones de dólares a nuestro país y es muy injusta para nuestros ciudadanos, se terminará de una manera u otra”, escribió el mandatario este miércoles en su cuenta de la red social Twitter. “No está cubierto por la Enmienda 14 debido a las palabras "sujeto a la jurisdicción del mismo". Muchos eruditos legales están de acuerdo…”, agregó. 

    Pese a las advertencias del presidente, el proceso para modificar o eliminar una enmienda constitucional no depende solo de la Casa Blanca, es un recorrido complicado y largo que necesita el visto bueno de una mayoría calificada en ambas cámaras del Congreso, sino que además de la aprobación de tres cuartos de los 50 estado del país.

    Para ser más concretos: una enmienda constitucional no se puede cambiar con una orden ejecutiva del presidente, porque las leyes constitucionales son permanentes y una orden ejecutiva no lo es, es decir, puede eliminarla otro presidente. Una enmienda constitucional solo puede ser deshecha por otra enmienda constitucional.

    Sin embargo, las preguntas siguen llegando a nuestra sala de redacción y seleccionamos aquellas que reflejan el universo de dudas desatadas por las declaraciones del mandatario, quien sigue alimentando su discurso antiinmigrante de cara a las elecciones de medio tiempo del próximo martes 6 de noviembre.

     

    Ciudadanos hijos de indocumentados

    La lectora identificada con el nombre de @argueta.yaneth pregunta: “¿Es posible que Trump quite la ciudadanía a los nacidos en este país?”

    Este es uno de los grandes temores en el supuesto caso de que se modifique la Enmienda 14 de la Constitución. Pero el presidente no ha hablado de “quitar” la ciudadanía, sino negar el derecho de adquisición de forma automática.

    Ahora bien, en un supuesto caso de cambiarse la Enmienda 14, no tendría efecto retroactivo. “Expondría a las personas a un proceso judicial por acciones que eran perfectamente legales en el momento en que se realizaron, pero que luego se hicieron ilegales”, explica Kent Aldershof, un MBA con alta distinción en la Escuela de Negocios de Harvard.

     

    Inmigrantes legales o sin papeles

    La lectora identificada con el nombre de @maritomonty pregunta: ¿Está hablando de inmigrantes ilegales o inmigrantes en general?”

    La advertencia de Trump va dirigida directamente a los padres indocumentados que tienen hijos en EEUU. Pero, aunque el presidente Trump no habló de otros casos, aquellos que han criticado la ciudadanía automática por nacimiento -entre los que está el presidente- han dicho que no es justo que un turista o alguien con visa temporal pueda tener un hijo estadounidense si nace aquí.

     

    Bajo proceso migratorio

    La usuaria identificada con el nombre de @chiqui.mg pregunta: “¿Inmigrantes ilegales o también entran quienes se encuentran bajo proceso migratorio?”

    Lo dicho por el presidente hasta ahora no detalla hasta dónde quiere llegar con su orden ejecutiva. Solamente ha cuestionado la ciudadanía automática por nacimiento garantizada por la Enmienda 14 de la Constitución.

    Steve Yale-Loehr, un abogado de inmigración y profesor de derecho de inmigración de la escuela de leyes de la Universidad Cornell, Nueva York, advierte que la afirmación del presidente de que “está considerando firmar una orden ejecutiva para poner fin a la ciudadanía por nacimiento de los niños nacidos en los Estados Unidos de padres indocumentados, ha creado una tormenta de controversia”. Y asegura que “la idea” del mandatario “debe ser rechazada”.

    Niños estadounidenses de padres estadounidenses

    El niño identificado con el nombre de @pauls1w pregunta: “Si mis papás nacieron en Estados Unidos y yo nací en Estados Unidos, ¿me quitarían mi ciudadanía?”

    No, eso no está en discusión ni aquí ni en ningún país del mundo.

    En todo caso, la propuesta del presidente no apunta a quienes han obtenido la ciudadanía protegidos bajo el amparo de la Enmienda 14, sino a los inmigrantes futuros, hijos de padres indocumentados, siempre y cuando cambie o se elimine la Enmienda 14, que solo, puede hacerlo el Congreso con el respaldo de al menos 38 Estados.

    “La ley es clara”, dice Yale-Loehr en un artículo de opinión que compartió con Univision Noticias. “La Enmienda 14 de la Constitución de Estados Unidos establece que "todas las personas nacidas o naturalizadas en Estados Unidos, y sujetas a su jurisdicción, son ciudadanos de Estados Unidos y del Estado en el que residen".

     

    ¿Sólo de padres ciudadanos?

    La usuaria identificada con el nombre de @elidaacuna_martinez pregunta: “Si se aprueba la ley (o se elimina o modifica la Enmienda 14), ¿qué pudiera pasar si un papá es ciudadano naturalizado y el otro residente?”

    Los abogados consultados por Univision Noticias reiteran que el anuncio hecho por el presidente se trata solo de eso, “un anuncio” de que prepara una orden ejecutiva para negar la ciudadanía automática a los hijos de inmigrantes indocumentados nacidos en Estados Unidos. No se conocen detalles del decreto, ni tampoco a quiénes podría afectar y cómo.

    Yale-Loehr escribe: “Incluso si la ley no fuera clara, una orden ejecutiva es un mecanismo procesal incorrecto . Una enmienda constitucional solo puede ser deshecha por otra enmienda constitucional. Además, el estatuto de inmigración de Estados Unidos también establece que cualquier persona nacida en Estados Unidos es automáticamente un ciudadano estadounidense. Solo el Congreso puede derogar una ley, no el presidente. Hacerlo por decreto ejecutivo socavaría nuestra democracia ”, indicó.

     

  • Hallan a mujer que pasó seis días perdida en el desierto de Arizona después de tener un accidente

    La sobreviviente de 53 años perdió el control del vehículo que se salió del camino, cayó 50 pies y terminó estrellado contra un árbol. Apenas pudo salió en busca de ayuda, pero estaba desubicada y debió esperar días antes de ser encontrada.

    UNIVISION

     

    TUCSON, Arizona. 31 de octubre del 2018- Una mujer pasó seis días en medio del desierto después de que su automóvil se salió de la carretera y chocó contra un árbol cerca de Wickenburg, Arizona, según lo informaron las autoridades este miércoles.

    El Departamento de Seguridad Pública de Arizona (DPS) reportó que el accidente que ocurrió cuando la conductora de 53 años perdió el control del vehículo. Tras pasar 6 días perdida, fue rescatada por un trabajador que se percató de que la cerca estaba rota.

    De acuerdo con el reporte, conducía por la carretera 60, cerca de la milla 117, el pasado 12 de octubre cuando el vehículo atravesó una cerca, cayó 50 pies y terminó estrellado contra un árbol, suspendido en el aire.

    El reporte detalla que dos trabajadores del Departamento de Transporte del estado y un ranchero correteaban una vaca a lo largo de una carretera el pasado 18 de octubre cuando vieron que una cerca estaba rota a las afueras de la histórica ciudad de Wickenburg, aproximadamente a una hora en auto al noroeste de Phoenix.

    Mientras inspeccionaban la cerca dañada, vieron un automóvil destrozado incrustado en un árbol. Un oficial del DPS fue hasta el lugar pero no encontró a nadie dentro del vehículo. El grupo siguió las huellas hasta la orilla de un río durante aproximadamente y encontró a una mujer gravemente deshidratada y con lesiones.

    La señora dijo a los oficiales que permaneció en el automóvil durante varios días antes de salir y se dirigió a las vías del ferrocarril con la esperanza de que alguien la encontrara. Sin embargo, no pudo llegar tan lejos.

    Un helicóptero médico transportó a la mujer a un hospital de Phoenix donde recibió tratamiento. Aún no se han dado a conocer detalles de las lesiones que presenta.

    “La diligencia del equipo de ADOT y el trabajo en equipo de todos los involucrados es ejemplar y digno de elogio. Debido a sus esfuerzos sobresalientes, la vida de esta mujer se salvó ", dijo Frank Milstead, director de DPS, en un comunicado.

Boletín

Regístrate para recibir nuestras más recientes noticias y promociones en tu correo electrónico gratis

Últimas noticias

Clima

Visitante / Visitor 13088

Kubik-Rubik Joomla! Extensions