Indianapolis, Indiana. .
June 17, 2019

(284)

El futuro de Centroamérica huye a EEUU

MCALLEN, Texas.- Suany Yisel tiene ocho años, la piel clara y pecosa y el pelo castaño atado en una trenza. Sus brazos largos y delgados abrazan con fuerza la cintura de su madre mientras avanzan por la maleza. Hay un árbol caído en el camino y Yessenia Teruel, de 23 años, levanta la pierna de su hija para ayudarle a saltarlo.

Ambas acaban de cruzar en balsa el Río Grande junto a una treintena de migrantes indocumentados para entregarse a la Patrulla Fronteriza. Pero, al contrario que el resto del grupo, Suany Yisel y su mamá no sonríen pese a haber alcanzado su objetivo: “Está muy cansada. No ha querido comer en los últimos días”, cuenta la mujer mientras su hija apoya la cabeza contra su pecho como si estuviera a punto de desfallecer.

La madre tampoco luce feliz. Dice que en su comunidad de La Fortuna, en el municipio de Quimistán, tuvo que dejar a su otro hijo, un bebé de solo dos meses, pero la desesperación de no poderles ofrecer un futuro en su país la llevó a huir de Honduras con la mayor. Ahora espera que la dejen quedarse en Estados Unidos para buscar un tratamiento adecuado para la niña y también para que, a sus ocho años, la pequeña pueda ir al colegio por primera vez en su vida.

Es poco más del mediodía y el grupo donde van las hondureñas es el segundo de más de 30 personas que aparece en la zona conocida como Rincon Landing, un pasaje desolado en el centro del Valle del Río Grande, el sector donde la Patrulla Fronteriza ha registrado el mayor número de aprehensiones de indocumentados en los últimos años.

Pero lejos de ser ‘hordas de criminales’ como ha llegado a definir el presidente Donald Trump a los migrantes indocumentados para justificar su declaratoria de emergencia nacional en la frontera, la mayoría de las personas que cruzan desde México sin documentos se parecen más a Suany Yisel y su mamá: son unidades familiares, como la Patrulla Fronteriza denomina a las personas que llegan en un grupo formado por al menos un menor y un padre o tutor legal.

Solo en el mes de marzo, más de 53,000 unidades familiares entraron al país de esta manera, un máximo histórico. Y aunque la Patrulla Fronteriza le dijo a Univision Noticias no tener datos exactos de cuántos niños cruzan cada mes la frontera sur, en marzo podrían haber sido más de 35,000, asumiendo que por lo menos la mitad de las personas aprehendidas como unidades familiares sean niños, más los menores no acompañados (los que llegan solos al país).

Poco antes de las 11 de la mañana de un viernes reciente, comienzan a llegar las primeras familias del día a Rincon Landing. Del lado mexicano del Río Grande se ve un autobús, probablemente uno de los vehículos en los que los coyotes trasladan a los migrantes antes de subirlos a las balsas en las que los hacen cruzar el río después de que estos hayan pagado cientos de dólares. Desde la orilla estadounidense se puede observar una colorida hilera de personas que avanza entre la vegetación.

En la mayoría de casos la escena se repite: un papá o una mamá con un niño o una niña, aunque algunos llevan a más de un hijo y también hay menores no acompañados.

“Estamos felices porque Dios nos ha dado permiso de llegar a este lugar y venimos con un propósito. Venimos a buscar trabajo porque la familia es pobre y, usted sabe, nosotros tenemos que buscar el futuro para nuestros hijos”, explica Donato Llanes Ulloa, un hondureño que asegura que decidió salir de su país poco después de que mataran a sus hermanos.

Ulloa viene acompañado de su hijo Ever, de unos 10 años y, como la mayoría de migrantes que viajan con niños, no eluden a los agentes fronterizos sino que esperan a encontrarlos para entregarse a ellos.

La mujer, que solía trabajar indicando las rutas de autobuses a los viajeros en la estación de Tegucigalpa, dice tras encontrarse con un agente de la Patrulla Fronteriza que se fue por la falta de oportunidades y la violencia. “Si no quitan a los gobiernos que están, nos vamos a ir todos”, afirma.

Como ella, la mayoría de familias que llegan a este punto de la frontera son de Honduras, Guatemala y El Salvador. Sienten que huir es la única manera de ofrecer un futuro a sus hijos ante los problemas que los agobian, que van de la violencia de las pandillas y la pobreza a los efectos que el cambio climático está teniendo en algunas zonas del corredor seco de Centroamérica.

Al final de la jornada, los oficiales procesaron a más de 1,100 personas solo en ese sector de la frontera del Valle del Río Grande, según datos de esa agencia federal. Fue un día típico, dicen, que refleja la tendencia de la llegada masiva de unidades familiares.

“En su país de origen les dicen que es mucho más fácil cruzar la frontera y poder ser quizás liberados por la Patrulla Fronteriza si vienen con un niño o menor”, asegura Carlos Ruiz, portavoz de esa agencia en el sector del Valle del Río Grande.

Migrantes de Honduras, Guatemala y El Salvador consultados por Univision Noticias confirman que en sus países se ha corrido la voz de que migrar con un niño es un “pasaporte” para entrar a Estados Unidos e incluso hay coyotes que reducen los precios a quienes viajan con menores porque no tienen que arriesgarse a cruzarlos de incógnito.

Lo que permite que la mayoría de migrantes que llegan a EEUU con un niño no sean deportados de manera inmediata son dos normas de protección de la infancia: una ley de 2008 para la prevención del tráfico humano (TVPRA) y el Acuerdo Judicial Flores de 1997, que prohíbe al gobierno privar de libertad a menores de edad en centros de detención.

Gracias a estas dos normas, venir de la mano de un niño se convierte prácticamente en una garantía para la liberación del padre o tutor que lo acompaña hasta que se celebre la audiencia en la que un juez decidirá su futuro en el país; un proceso que, con las cortes de migración saturadas, puede tardar meses o incluso años.

Mientras tanto, en muchos puntos de la frontera los agentes dicen estar sobrepasados por la cantidad de migrantes que están llegando con niños y lamentan que están descuidando la entrada de “gente mala y narcóticos” que puedan estar llegando por otros puntos de Estados Unidos, como explica el agente Ruiz.

”Cuando llegan estas cantidades de migrantes en esos grupos tan grandes se requieren más agentes para poder procesarlos y prepararlos para el transporte”, afirma el portavoz de la Patrulla Fronteriza. “Esto causa que nosotros tengamos que sacar a gente de un área (...) lo cual abre las puertas en otras áreas de la frontera”.

Mientras Ruiz habla, varios agentes procesan a los recién llegados: los cuentan y les dan unas bolsas de plástico para que metan los cordones de los zapatos, cinturones, cadenas y cualquier objeto con el que se puedan hacer daño.

Entre quienes ya salieron en una camioneta están Yessenia Teruel y su hija Suany Yisel, a quien un oficial con formación en emergencias médicas tuvo que atender porque estaba deshidratada.

El agente Birmingham dice que lleva dos años y medio en esta zona y que nunca antes había visto llegar a familias en tan grandes cantidades. “Probablemente nadie ha visto nunca algo así”, asegura el oficial que recuerda una ocasión en la que le tocó atender a una madre a la que encontraron inconsciente con 107 grados de fiebre y dos niños a su cargo.

La llegada de tantos menores está generando desafíos para los que esa agencia, acostumbrada a lidiar con hombres adultos, no estaba preparada, como demostró la muerte de dos menores bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza en diciembre pasado.

“Nadie está preparado para estas cantidades. No tenemos los agentes suficientes, no tenemos las facilidades (instalaciones) donde tenerlos... hasta la misma ciudad de McAllen no está preparada”, reconoce el portavoz de la Patrulla Fronteriza del sector de Río Grande, una zona que también se vio especialmente afectada por la ola de menores no acompañados. “De la manera que vamos, vamos a superar el flujo de 2014 por mucho”, adelanta.

 

Una crisis humanitaria gestionada por voluntarios

Una antigua residencia de ancianos es el primer punto de contacto para las cientos de familias centroamericanas que cada día son liberadas por la Patrulla Fronteriza en McAllen. El local, un edificio austero y de paredes desconchadas por el uso, parece un colegio a la hora en que suena la campana: mires donde mires hay niños corriendo, niños jugando, niños gritando o niños llorando.STHER POVEDA / UNIVISION

“No dejen a los niños solos”, pide por megafonía Alma Revesz, una abuela que colabora en la organización, antes de anunciar a los migrantes interesados que pronto saldrá otra camioneta con destino a la estación de autobuses. En el chaleco verde de Caridades Católicas que la distingue como voluntaria se lee ‘Emergencia de desastres’.

Voluntarias como ella están en primera línea de la crisis desatada por la llegada masiva de familias a una frontera desbordada. Una vez que las autoridades procesan a padres e hijos, estos son enviados al albergue de Caridades Católicas en McAllen que dirige la hermana Norma Pimentel. Allí llegan los migrantes con un documento que indica la fecha de su cita ante una corte de migración que se celebrará en el lugar del país donde algún familiar se ha comprometido a recibirlos y patrocinarlos ante inmigración.

“Se les da toda la atención para ayudarlos a conectarse con sus familias, para que les compren sus boletos de autobús o de avión y en el tiempo que esperan en recibir eso se les da oportunidad de bañarse, ponerse ropa limpia, comer, ver a un doctor si es necesario y esperar hasta que tengan ya su viaje e inmediatamente ponerlos en el autobús o en el avión”, explica la hermana Pimentel.

Desde la crisis de menores no acompañados de 2014, el objetivo de esta monja cada día es atender a las cientos de familias que son liberadas por la Patrulla Fronteriza, pero Pimentel dice que nunca las había visto llegar en estas cantidades. Según cuenta, últimamente están recibiendo a unas 5,000 personas a la semana, más de la mitad de ellas menores de diez años.

El desbordamiento del centro también llevó en las últimas semanas a las autoridades a liberar a los migrantes en las ciudades cercanas de Brownsville y Harlingen para quitar presión sobre la ciudad de McAllen, algo inédito hasta hace poco.

La Patrulla Fronteriza asegura que bajo su custodia las familias reciben comida y tienen acceso a duchas y tratamiento médico, pero muchos migrantes y voluntarios que los atienden aseguran que, cuando los liberan, están hambrientos, sin haberse podido bañar o cambiar de ropa y sin mucha información sobre sus procesos legales.

Algunos también llegan enfermos del camino y tras haber pasado varios días durmiendo en el suelo de las gélidas celdas de los centros de procesamiento de la Patrulla Fronteriza conocidas como hieleras.

“Vienen muy sucios, muy desnutridos, muy desesperados por llegar a su lugar de destino, donde ellos quieren ya realizarse o ver ese sueño americano que yo también busqué”, afirma una de las voluntarias, Juanita Almendarez, una mexicana de 72 años que, tras pasar buena parte de su vida en Nueva York, se mudó a McAllen al jubilarse.

Almendarez trabaja de lunes a sábado en la cocina del albergue preparando sándwiches y sopas para los migrantes durante unas seis horas al día o hasta que comienzan a dolerle las rodillas.

Cuenta que la mayoría de la comida, la ropa y las medicinas que les dan a los migrantes son donadas: “A veces faltan cosas, pero cuando ponen algún anuncio enseguida la gente es muy bondadosa y ayuda con su cooperación”, dice.

Una hondureña con una bebé en brazos se acerca a la voluntaria para preguntarle por la enfermería. Su hija está resfriada y le está saliendo una erupción en la piel. Almendarez le indica el camino a una sala en el fondo del albergue que hace las veces de clínica y farmacia, donde guardan todas las medicinas donadas: estantes con alcohol, guantes, medicinas para resfriados para niños y adultos, suero y vitaminas para embarazadas.

Una tarde reciente de domingo la clínica está llena, sobre todo de padres con niños resfriados, con fiebre y dolores estomacales. Al frente de la atención de los migrantes están Anne Leone, una joven enfermera partera originaria de Cleveland (Ohio) y residente en McAllen, y Xiomara, una voluntaria de origen mexicano que se presenta todos los fines de semana con sus dos hijos adolescentes.

Mientras Xiomara y su hija menor toman datos y atienden los casos más leves, Leone recibe a las mujeres embarazadas y a los pacientes más delicados, como Rodrigo Mancilla, un niño guatemalteco de nueve años que presenta más de 105 grados de fiebre.

Las voluntarias le dan un jarabe y le ponen una compresa fría en la frente para tratar de bajarle la temperatura y Leone llama al doctor Garza, uno de los dos pediatras cuyo teléfono está en el tablón principal de la clínica para las situaciones de emergencia.

Tras darle las medicinas para su tratamiento al niño, le recomiendan al padre quedarse unos días más en McAllen hasta que su hijo mejore, pero el hombre está preocupado porque le han puesto un grillete, tiene un largo viaje por delante hasta California, donde está el familiar que lo patrocina, y teme no llegar a tiempo para el día que tiene cita en la corte.

 

El futuro de decenas de miles de familias, en lista de espera

En la estación de autobuses de McAllen es fácil distinguir a los migrantes liberados por la Patrulla Fronteriza porque llegan con un sobre del tamaño de un folio donde los voluntarios del albergue de Caridades Católicas les han escrito el itinerario de los boletos que les han comprado los familiares que los patrocinan.

“Maryland”, “Nueva York”, “Ohio”, “Florida”, se puede leer en un lado del sobre de algunos de los migrantes que esperan. Del otro, se repite un mismo mensaje en todos los casos: “Please help me. I don’t speak English. What bus do I need to take?” (“Por favor, ayúdeme. No hablo inglés. ¿Qué autobús tengo que tomar?”).

Los migrantes también llevan una bolsa de plástico negra con comida y snacks para el camino y a los que se van a lugares fríos les han dado mantas y ropa de abrigo donadas.

Luis es uno de los que espera en los bancos de la estación mientras su hija Brittany, de 4 años, duerme plácidamente tumbada sobre sus piernas con un gorro de pelo multicolor y un abrigo rosa muy grande para su tamaño.

Como muchos migrantes, Luis comienza su historia diciendo que lo que le trajo a Estados Unidos fue la situación económica, pero, poco a poco, en su relato se van sumando otros males que afectan a su país de origen y que sumen a la gente en la desesperación de pensar que allí nunca podrán ofrecerles un futuro mejor a sus hijos.

Según cuenta, antes de migrar trabajaba en San Pedro Sula y le tocó irse mudando de cuarto en cuarto porque las maras querían reclutarle: le pidieron vender droga y que les diera parte de lo que ganaba con su empleo. Por entonces, se oía hablar en las noticias de las caravanas de migrantes que iban a Estados Unidos y pensó: ¿por qué no? Él también quería intentarlo.

Así que mandó al campo a su mujer y a su hija pequeña, de un año, para que estuvieran más seguras y él emprendió el viaje con su hija mayor porque había oído que con niños era más fácil pasar.

Luis asegura que en su país también oyó hablar de los peligros del camino, pero no de lo que pasaba una vez que se entregaban a la Patrulla Fronteriza: “En la celda los niños lloraban porque tenían hambre y no nos dejaban bañarnos”, cuenta el joven hondureño. “A los que se quejaban, los agentes les decían que ellos se lo habían buscado”.

Relatos similares son compartidos por otros migrantes, algo que no sorprende al abogado Efrén Olivares de la ONG de Texas Civil Rights Project quien asegura que, con la frontera desbordada, su organización está registrando un aumento de las denuncias de abusos a las familias, así como de irregularidades y negligencias por parte del gobierno, como mayores tiempos de detención en la etapa de procesamiento.

“No hay ninguna razón por la cual un agente de la Patrulla Fronteriza no puede detener a una familia, procesarla y liberarla ese mismo día (legalmente la agencia cuenta con 72 horas para procesar a un detenido en la frontera). No hay razón para tenerlas 8 días, 10 días en un centro de procesamiento que está diseñado para que una familia esté ahí unas horas”, afirma. “Y hablando de los derechos de los niños, ahí no se les va a dar la atención médica necesaria, porque están junto con otras familias hacinados. Olvídate de los servicios psicológicos, sociales y de desarrollo que un niño de esa edad requiere”.

La Patrulla Fronteriza reconoce que, con la llegada masiva de familias, hace lo que puede “para simplemente evitar una tragedia” en sus instalaciones, como aseguró el comisionado de esa agencia Kevin K. McAleenan a finales de marzo al declarar que la frontera había alcanzado un “punto de quiebre”. Por su parte, Trump ha ido más allá al asegurar que Estados Unidos está “lleno” y que no hay más espacio para más migrantes y refugiados.

Y mientras en Washington republicanos y demócratas no se ponen de acuerdo en las soluciones para arreglar un sistema migratorio sobrepasado, a la frontera sur siguen llegando cada día miles de familias que, una vez liberadas, se suman a la lista de espera de unas cortes migratorias que tienen más de 820,000 casos pendientes.

El abogado Efrén Olivares lamenta que, desde el inicio de su campaña presidencial, Trump ha demonizado a los migrantes y los ha presentado como una amenaza en lugar de tratar de facilitar los procesos a quienes tocan la puerta del país para pedir asilo.

Desde que llegó a la Casa Blanca, el presidente ha tratado de disuadir a toda costa a los centroamericanos de venir a EEUU con su política de ‘tolerancia cero’ que criminaliza la entrada ilegal al país y por la que miles de niños han sido separados de sus padres en la frontera . También ha tratado de endurecer los criterios para solicitar asilo y ha puesto cupos en las garitas, lo que ha generado largas listas de espera de refugiados en algunos puertos de entrada de la frontera sur. Pero lejos de ahuyentar a los migrantes, en los últimos meses se ha visto un repunte de familias que ven a los niños como su carta más segura para entrar a Estados Unidos.

os migrantes “están viniendo porque no tienen otra opción. Solo tratan de sobrevivir y cuidar a sus familias y lo más triste para mí es que, en este país (...) no sabemos cómo ayudamos a crear estos problemas y luego tienes a gente enfadada diciendo que por qué estas personas vienen”, dice Anne Leone, la enfermera voluntaria de la clínica de Caridades Católicas. Para ella, la solución a la crisis migratoria pasa por entender la verdadera magnitud de la crisis, dedicar recursos a la frontera y entender el problema “de una manera mucho más humana”.

La hermana Norma Pimentel también apela a la humanidad a la hora de esbozar soluciones: “Yo espero del gobierno que tengan conciencia de que lo que estamos tratando aquí son seres humanos, son personas, son familias, son niños y madres inocentes que están sufriendo y que cualquier proceso, cualquier solución que encontremos tomemos en cuenta esa realidad”, afirma la directora del albergue de McAllen.

Para ella, lo que vive la frontera es una “crisis humanitaria” y la única manera de evitar la “tragedia” que advertía el comisionado de la Patrulla Fronteriza es cooperar con los países de origen para tratar de frenar las causas de la migración.

“La tragedia existe cuando damos la espalda y lo hacemos como que no es mi problema y como que no queremos las personas que vengan”, afirma la hermana Pimentel. “Están aquí, necesitamos proceder, abrigarles, darles el cuidado para que sufran lo menos posible y que los departamentos que están encargados para procesar y determinar o no, el derecho de estar aquí puedan hacerlo con más facilidad”, afirma.

Una joven que ahora vive en el sur de California relata su traumática experiencia escapando de su propia familia en Centroamérica. Así evitó un matrimonio arreglado por la ambición de su padre. Ella pasó sin compañía la línea divisoria entre México y Estados Unidos, dejando atrás una vida de abusos.

ISAIAS ALVARADO

 

18 de abril del 2019- Parte de la terapia psicológica que recibe *Lucía en Los Ángeles, California, incluyó hacerle frente a uno de sus mayores miedos: tomar el teléfono y hablar con su padre en Honduras. Hace dos años, cuando tenía 17, ella escapó de su propia casa para evitar que la casaran con el anciano que la violó sexualmente.

“Me puse mal, sentía mis manos frías, no sabía qué hacer. Pero a la persona que me ha hecho tanto daño, logré decirle: ‘Te perdono por todo lo que me causaste’. Su reacción no fue la que yo esperaba: ‘Nunca te hice daño, siempre te di amor porque eras mi niña; todo lo hice para mejorar tu vida”, recuerda *Lucía (no es su nombre real) de esa breve charla telefónica. Hubo otra llamada. Fue la última.

Sigue tratando de sanar sus heridas emocionales lejos de su familia. No tiene a casi nadie en Los Ángeles, a donde llegó sin planificarlo. Se dirigía a Virginia, pero un pariente lejano en esta ciudad aceptó ser su patrocinador para tomar su custodia cuando estaba en un centro para menores en Texas.

Ella emprendió el viaje sola en enero de 2017 y llegó a esta metrópoli hasta el 24 de mayo de ese año. Pasó cuatro meses en un albergue para niños migrantes. Dice que su trayecto hasta la frontera fue ligero comparado con los de otros menores. Afirma que un poder divino la cuidó.

“Cuando llegábamos a una casa lo primero que hacía era arrodillarme y decirle a Dios: ‘Gracias por permitirme avanzar un poco más’”, cuenta esta adolescente que habla como si tuviera más edad.

Según su relato, esta joven decidió abandonar su hogar en Honduras después de que sus padres la encerraron en su cuarto y la tuvieron sin comer un tiempo, porque se comunicó con un amigo de su edad. En realidad, la estaban presionando para que aceptara su boda con un hombre rico que entonces tenía 63 años. El anciano y su padre ya habían pactado el enlace matrimonial un año antes.

“Estaban preparando la boda sin que yo estuviera de acuerdo. Obviamente, yo no quería pasar el resto de mi vida con una persona mayor y que no era de mi agrado. Mi papá no quería que me quedara con una persona de mi edad, sino con este hombre porque tenía dinero. Fue cuando empecé a buscar los medios para salir de ahí”, relata quien ahora tiene 19 años.

Dice que a su padre quería emparentar con el anciano porque es dueño de propiedades y casas en renta. Las bodas arregladas sí se llegan a realizar en su comunidad, pero raras veces, asegura ella.

Su padre insistía para que lo aceptara, a pesar de que ella le externaba que no lo quería. “Mi papá me decía que no fuera así, que fuera paciente ‘por mis estudios’”, dijo ella.

Fue tanto el acoso, que un día el anciano la violó sexualmente, aseguró la joven. “Yo no estaba de acuerdo con eso. Fue muy difícil por lo que yo tuve que pasar”, lamentó.

 

Su padre le enseñó a “sacarle provecho a mi cuerpo”

*Lucía describe a su padre como una persona ambiciosa, interesada y sin escrúpulos. De acuerdo con su testimonio, desde que tenía 15 años él la usaba para conseguir lo que quería. “Mi papá hacía amistades con personas y les decía: ‘Tengo una hija, está estudiando’. Me presentaba con ellos y si me iba a encerrar al cuarto me sacaba reclamándome: ‘Oye, no seas maleducada, que vinieron a verte’”.

En contra de su voluntad ella conversaba con aquellos hombres. En ese momento, aprovechaba para pedirles ayuda con disimulo. “Contaba sus planes para que ofrecieran su ayuda frente a mí”. Asegura que ninguno de esos hombres se sobrepasó con ella, solo le anciano con quien querían casarla.

Cuando se iban las visitas, le aconsejaba que les coqueteara. “Me decía: ‘puedes tener eso con tu belleza’. Me enseñaba a sacarle provecho a mi cuerpo. Luego supe que me estaba enseñando a cómo venderme”.

Cansada de esa vida, la adolescente intentó suicidarse. Una vez se cortó la muñeca y otra trató de envenenarse. “Tomé muchas pastillas porque quería quitarme la vida”, dijo con pesar.

Le tomó mucho tiempo decidir alejarse de sus padres. “Era una niña tonta. Me quedé porque me amenazaban: ‘No vas a vivir sin nosotros ¿Quién te va a dar de comer?’”.

La joven cree que su madre no la ayudó porque también es víctima de su padre. Con ella sigue hablando por teléfono, aunque tomando cierta distancia. “La confianza ya no es la misma después de que te enteras de que todo lo que pasaste en tu niñez no es algo normal”, comenta ella.

“Crecí con el pensamiento desde pequeña de que todo lo que mi padre me hacía era normal. Pero cuando llegué a Estados Unidos me explicaron que era un tipo de abuso”, mencionó.

 

“He aprendido a saber quién soy, lo que valgo”

Gracias a su hermano mayor, *Lucía logró llegar a la frontera entre México y EEUU en febrero de 2017.

Tratando de cruzar, la arrestaron agentes de la Patrulla Fronteriza. No tiene una sola queja sobre su estancia en un centro para menores migrantes. Aunque está lejos de los suyos, afirma que en Los Ángeles le han ayudado más de lo que esperaba. Ahora cursa el penúltimo año de la preparatoria y espera ingresar a una universidad pública el próximo verano. Creía que solo llegaría a trabajar.

“Aquí tengo buenas calificaciones, he ganado varias medallas. He logrado todo lo que no pude en mi país. Ahora puedo expresarme, sé que puedo lograr todos mis sueños y que nadie me va a imponer nada”, reflexiona.

También aquí ha encontrado apoyo emocional. Sigue yendo a consultas psicológicas para superar sus traumas. “He aprendido a saber quién soy, lo que valgo, cosas que no me enseñaron mis papás”.

En su opinión, otra “bendición” es que su proceso migratorio avanza más rápido de lo que pensaba: ya aprobaron su solicitud de asilo.

*Lucía acepta contar su dramática experiencia, pero pide ocultar su rostro. Aunque solo se le toma una fotografía a su torso, la joven implora que se distorsione la imagen para que no la reconozcan. Cuando se hace ese efecto, ella opta cambia también el color de la foto a blanco y negro tratando de cubrir lo más posible. El cambio no tapa la palabra ‘Hello’ y el dibujo de un oso de peluche en su blusa.

“Decidí compartir mi historia para cambiar vidas. Yo les diría a niños que han pasado por algo así o incluso cosas peores que no se queden callados, que van a encontrar ayuda por todas partes”.

Para lograr sus objetivos, *Lucía ha comenzado a escribir un libro para relatar con sus propias palabras todo lo que ha pasado, sigue enfoca en sus estudios para convertirse en una profesionista en el área de la salud y reza constantemente para alimentar su esperanza.

“Cada mañana digo: gracias Dios por darme este día y porque es un día menos para convertirme en una anestesióloga”, dice.

 

Por CALVIN WOODWARD

 

WASHINGTON (AP). 7 de abril del 2o19 — Cuando el presidente Donald Trump habla sobre las masas de centroamericanos que intentan ingresar a Estados Unidos, describe una horda de hombres fornidos con malas intenciones, “algunas de las personas más rudas que usted haya visto”, y se burla de ellas por actuar como bebés asustados para que los estadounidenses de corazón compasivo los acepten.

Sin embargo, las cifras de su propio gobierno presentan una historia distinta: los que están arribando son cada vez más familias y niños. Entre ellas hay miles que obtienen una oportunidad para vivir en Estados Unidos porque explican convincentemente que enfrentan persecución en sus países de origen.

Últimamente, Trump ha elegido la imagen de un combatiente de artes marciales mal encarado para que sea el rostro de esos migrantes.

“¿Qué tan estúpidos podemos ser como para aguantar esto?”, se preguntó el mandatario el sábado en un discurso ante un grupo republicano judío. “El programa de asilo es un timo”. Ese luchador apócrifo ha estado apareciendo repetidas veces en la retórica desdeñosa de Trump.

 

De sus afirmaciones del sábado:

 

TRUMP, con relación a los solicitantes de asilo: “Gente que se ve como si debiera estar luchando para la UFC (Ultimate Fighting Championship, una compañía que promueve combates de artes marciales mixtas). Leen una paginita que les dan abogados que están por todas partes”, asesorándolos para que digan “temo mucho por mi vida. Me preocupa mucho que sea acosado si me regresan a mi casa”. Luego Trump se mofó de los jueces de inmigración o de otros funcionarios: “Oh, denle asilo. Tiene miedo. Tiene miedo”. Y agregó: “No nos encanta el hecho de que tiene tatuajes en el rostro. Ése no es un buen indicio”.

LOS HECHOS: Los migrantes de los que se mofa no encajan en ese perfil. El flujo actual de inmigrantes centroamericanos que arriban a la frontera sur de Estados Unidos está formado por grandes grupos integrados por familias. Varios años antes, la mayoría de los centroamericanos que solicitaban asilo en la frontera eran niños sin acompañante.

El mes pasado, la oficina de estadísticas de inmigración de Seguridad Nacional publicó su informe anual más reciente en torno al flujo de solicitantes de asilo y de refugiados, el cual incluye el año 2017. Entre los que llegaron de Guatemala, El Salvador y Honduras y solicitaron asilo en la frontera, el 56% eran niños sin acompañante. El porcentaje fue el mismo el año anterior y más elevado en 2015.

En total, Seguridad Nacional autorizó las solicitudes de asilo de más de 26.500 personas en 2017. Aproximadamente una tercera parte eran niños, casi la mitad eran mujeres y cerca de dos terceras partes estaban casados.

Además, el Departamento de Justicia les concedió asilo a más de 10.500 personas que ya estaban en Estados Unidos y que solicitaron refugio durante sus audiencias de deportación.

China, El Salvador y Guatemala encabezaron las nacionalidades de las personas a las que se les concedió asilo.

____

TRUMP: “Si ponen un pie en nuestro territorio, si empiezan a trepar una valla y están del lado de México, bienvenidos a Estados Unidos. Piensen en ello. Es una locura”.

LOS HECHOS: No es tan sencillo. Lo que le falta a la retórica de Trump es que es legal llegar a la frontera y solicitar asilo. En cuanto a los que se infiltran ilegalmente a Estados Unidos y piden asilo, también tienen derecho a hacerlo.

Como afirma el informe de Seguridad Nacional: “En general, cualquier extranjero presente en Estados Unidos o que llegue a un puerto de ingreso podría solicitar asilo sin importar cuál sea su estatus migratorio”.

Ya sea que lo pidan en la frontera o tras ser capturados dentro del país, a la mayoría no se les concede.

A la gente se le define como solicitante de asilo cuando llega a la frontera y pide ingresar o cuando hace esa solicitud estando ya dentro de Estados Unidos. A las personas que no se encuentran cerca ni en el interior del país y desean obtener su ingreso con base en argumentos humanitarios se les considera refugiados. En general son individuos que están viviendo fuera de sus países, como por ejemplo en campamentos de refugiados.

Estados Unidos autorizó el ingreso de 53.691 refugiados en 2017, un descenso del 37%, lo cual se atribuye a un incremento en las verificaciones de seguridad. Aproximadamente 43% eran niños, y había un número ligeramente superior de mujeres que de hombres. Entre los adultos, el 62% estaban casados.

____

TRUMP: “Tienen una lotería de visas, a los demócratas... lo que ustedes quieran. ¿Creen ustedes que están colocando a sus mejores integrantes, creen que están poniendo a sus mejores personas allí? No”.

LOS HECHOS: Este es uno de los datos ficticios favoritos de Trump: la idea de que otros países inscriben a sus ciudadanos problemáticos en una lotería de visas de Estados Unidos con la esperanza de que obtengan una y se muden a territorio estadounidense. El mandatario incrementa la falsedad al atribuir el programa sólo a los demócratas. El presidente republicano George H.W. Bush promulgó el programa de lotería de visas con diversidad en 1990 y contó con amplio respaldo bipartidista.

En él, los ciudadanos de ciertos países elegidos por Estados Unidos pueden solicitar visas si tienen un nivel educativo suficiente o experiencia de trabajo en los campos deseados. De ese grupo de solicitantes con estudios y experiencia, el Departamento de Estado selecciona al azar a un grupo mucho más pequeño de posibles ganadores. No todos los ganadores obtendrán una visa porque aún deben competir por un número aún más pequeño de vacantes al presentar rápidamente sus solicitudes. Finalmente, a los que se les ofrezcan visas deben someterse a una revisión de antecedentes, al igual que cualquier otro inmigrante.

____

La periodista de The Associated Press Colleen Long contribuyó con este despacho.

EDITOR'S NOTE _ A look at the veracity of claims by political figures

El diario The New York Post asegura que el gobierno federal trata de confirmar la participación de Emma Coronel en la fuga de 'El Chapo' Guzmán de una prisión mexicana en 2015. Así lo denunció un antiguo lugarteniente del cartel de Sinaloa.

ISAIAS ALVARADO

 

8 de abril del 2019- Desde hace al menos ocho años el gobierno federal ha tenido en el radar a Emma Coronel, la esposa del narcotraficante Joaquín 'El Chapo' Guzmán. En el juicio contra el capo en una corte federal en Brooklyn incluso se revelaron mensajes privados que la involucrarían en los negocios del cartel de Sinaloa.

Coronel, sin embargo, ya no solo es considerada la madre de las hijas gemelas de Guzmán, sino que es el objetivo de una investigación por conspiración para lograr la fuga del mafioso de una prisión mexicana de alta seguridad en 2015, según un artículo del diario The New York Post que cita a un funcionario federal.

El Post afirma que dicho funcionario mencionó: “Ella está siendo investigada por conspiración en este país (…) Está siendo considerada por su rol en el escape de 'El Chapo'".

Además, mencionó que Coronel también está en la mirilla del gobierno por supuestamente gastar grandes cantidades de dinero producto del narcotráfico para mantener su lujoso estilo de vida.

Hasta ahora la esposa del exjefe del cartel de Sinaloa no ha sido acusada de ningún delito en EEUU, ni en México. Ninguna agencia gubernamental ha confirmado la versión del Post.

“No puedo confirmar ni negar la existencia de ninguna investigación”, dijo John Marzulli, vocero de la Fiscalía Federal en el distrito este de Nueva York en un email enviado a Univision Noticias. El Departamento de Justicia respondió escuetamente: “Nos negaremos a comentar”.

La revelación sobre esta investigación enfocada en Coronel ocurre dos semanas después de anunciarse que ella prepara el lanzamiento de una línea de ropa inspirada en su marido tras obtener los derechos para comercializar la imagen del capo y registrar la empresa en Nueva York.

“Estoy muy emocionada de comenzar este proyecto, que se basó en ideas y conceptos que mi esposo y yo tuvimos hace años”, dijo Coronel a la prensa sobre la compañía ‘El Chapo Guzman: JGL LLC’, que este verano sacaría al mercado playeras, gorras, jeans, protectores de celulares y sudaderas que llevan la imagen del mafioso más infame del mundo. Estos artículos se venderían en internet.

Hace unos días Coronel invitó a diseñadores de moda novatos a unirse al proyecto.

No está claro cómo se verificó que esta empresa se ha creado con dinero que no es de procedencia ilícita. Según la cadena CNN, Guzmán firmó el contrato cediendo la comercialización de su nombre e imagen a mediados de febrero, antes de que un jurado lo declarara culpable de 10 cargos de narcotráfico, lavado de dinero, porte ilegal de armas de fuego y de ser el jefe de una empresa criminal.

 

¿Cómo habría ayudado Coronel el escape de Guzmán?

En el juicio contra su marido, el instante más álgido para la esposa de ‘El Chapo’ se registró cuando fue señalada por un exlugarteniente del cartel de supuestamente haber colaborado para que Guzmán huyera de una prisión en 2015 y de tratar de que volviera a escapar antes de ser extraditado.

Dámaso López, alias ‘El Licenciado’ y quien era la mano derecha de Guzmán, testificó que ella se encargó de llevar los mensajes de su esposo encarcelado sobre la excavación de un túnel que llegó hasta el baño de su celda en el penal del Altiplano, en el centro de México. Mientras Guzmán estuvo recluido en esa prisión en 2014 y 2015, ‘El Licenciado’ planificó la fuga de su jefe con Coronel y cuatro hijos del capo.

“La madre de las gemelas”, como le decían en clave, era la mensajera de Guzmán. Para que las autoridades no se enteraran del plan, relató López, los hijos del narcotraficante compraron una parcela cerca de la prisión, la cual se convirtió en el otro extremo del túnel. Por ese pasaje escapó a bordo de una motocicleta modificada en 2015.

Guzmán fue recapturado en enero de 2016 en Los Mochis, Sinaloa, y regresado al Altiplano. Alias ‘El Licenciado’, aseguró que al mes siguiente del arresto, Coronel le dijo que Guzmán quería repetir su escape. No pudo porque fue trasladado a otra cárcel en Ciudad Juárez y porque no funcionó un soborno de dos millones de dólares que le entregaron a un funcionario federal no identificado.

A través de cartas que Guzmán le escribió a ‘El Licenciado’ desde la prisión, este le pedía que todos sus asuntos los tratara directamente con su esposa, quien lo visitaba en el Altiplano y en la cárcel de Juárez. Pero antes de volverse a escapar, las autoridades lo extraditaron a Nueva York.

 

La casa de las gemelas y el papá narco

Copias de la forma que entregó Coronel para obtener un pasaporte estadounidense (ella nació en el norte de California), de las actas de nacimiento de sus gemelas y de la aplicación para que ellas recibieran dicho documento de viaje son parte de la evidencia exhibida en el juicio a ‘El Chapo’. También hay cartas que le escribió Guzmán de su puño y letra. “Para Ema”, se lee al frente.

A principios de enero Emma Coronel recibió la primera sacudida en el tribunal. Un agente especial del FBI que investigaba las actividades del cartel en México, reveló mensajes privados entre Guzmán y ella exponiendo que estuvo involucrada de alguna manera en las actividades del cartel.

‘El Chapo’ trataba de comprar una residencia de lujo en Cabos San Lucas, valorada en un millón de dólares, y poner a sus hijas gemelas como propietarias, pero usando nombres falsos. “Para que las ‘reynitas’ tengan las propiedades a ese nombre que se va a registrar”, le escribió el capo.

También esas conversaciones escritas entre la pareja muestran que Coronel le alertaba sobre la presencia de militares en su zona, le preguntaba por sus lugartenientes y tendría en su poder un arma de fuego para protegerse de los enemigos de su esposo.

Entre el sistema de comunicaciones del cartel, Coronel se identificaba como “CharlyBlack 11” y utilizaba el correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

Según la evidencia obtenida por el FBI, el padre de ella, Inés Coronel, quien cumple una sentencia de 10 años por narcotráfico en una prisión mexicana, aparentemente utilizó el celular “especial” de su hija para comunicarse con su yerno.

En una de esas charlas hablan sobre el trasiego de droga a través de la frontera, desde la ciudad de Cananea, en Sonora. Su patrón y yerno también le sugirió que dejara de llamarle por radio y que usara los celulares del cartel. “No comente a otra gente para que la migra (Patrulla Fronteriza) carreree (persiga) a otra gente, ya que están escuchando todos los radios. Tenga discreción porque nadie lo está haciendo con blac (Blackberry)”, le advirtió Guzmán.

En el otoño de 2011 se supo por primera vez que el gobierno de EEUU le seguía los pasos a Coronel. Agentes encubiertos la espiaron desde que cruzó la frontera, cuando dio a luz a sus hijas gemelas en un hospital en el norte de Los Ángeles y hasta que regresó a México. En las actas de nacimiento de las niñas, ahora de siete años de edad, ella dejó en blanco el espacio para “nombre del padre”.

Abraham Monterrosas Vigueras

 

La vida cambia en un instante. En un momento, el actor Pablo Lyle se encontraba en la carretera de Miami camino al aeropuerto. Unos segundos después, le había propinado un golpe a un adulto mayor, con consecuencias fatales. Y ahora, se encuentra nuevamente en Miami… pero para enfrentar a la justicia.

El día de hoy, el actor ha comparecido ante una Corte de Miami, tras la muerte del cubano Juan Ricardo Hernández. Recordemos que, el pasado 31 de marzoel hombre de 63 años fue golpeado por Lyle luego de un incidente de tránsito y posteriormente, falleció a causa de un derrame cerebral.

Las autoridades locales ya están investigando lo ocurrido. “Es un caso abierto bajo investigación. Es una investigación de homicidio de la ciudad de Miami y nosotros (la fiscalía) estamos trabajando con ellos”, mencionó Lissete Valdes Valle, portavoz de la fiscalía del condado de Miami-Dade.

Pero, ¿qué podría esperarle a este actor tras la muerte del hombre al que golpeó?

Cuando ocurrió el arresto de Lyle, el actor pagó una fianza de 5 mil dólares y le otorgaron un permiso para continuar con sus actividades de trabajo. Sin embargo, luego del fallecimiento de Juan Ricardo, las autoridades le retiraron ese permiso y su situación legal dio un giro.

 

Lo que opinan los abogados

Tras la muerte de Hernández y las pruebas presentadas, diversos abogados han hablado sobre lo que podría ocurrir con la situación legal de Pablo Lyle.

“Podría potencialmente enfrentar cargos por homicidio involuntario, debido a la muerte de la persona. Eso ocurre cuando la persona lleva a cabo una acción que causa la muerte sin necesariamente tener la intención de matar al otro”. Así lo declaró el abogado criminalista Néstor Rodríguez a ‘Despierta América’.

También hablaron de qué argumentos podría presentar la defensa del mexicano. “El riesgo que corre el actor es que las autoridades le pongan cargos de homicidio por haber causado la muerte de este señor. Pero para tener homicidio tiene que existir una intención de matar. Si tú sientes que te van a causar un daño físico a ti o a tu familia, tú puedes defenderte hasta con fuerza letal”. Así lo indicó Vance Owen a ‘El gordo y la flaca’.

Y agregó: “Se necesitan ciertos elementos. Tiene que haber una intención de matar o una intención de causar daños tan grandes que causen la muerte. Se me hace difícil pensar que un solo golpe sea fatal, a menos que seas Mike Tyson o un boxeador profesional, que obviamente este actor no lo es”.

Por supuesto, los resultados de la autopsia y las declaraciones de los testigos presenciales también jugarán un papel clave. “Desde luego, existe el riesgo fundado de que la situación jurídica del imputado cambie al existir una reclasificación del delito de agresiones al delito de homicidio. Esto depende del resultado que se obtenga de las periciales en medicina forense, mecánica de lesiones, y declaración de testigos presenciales que arrojen la responsabilidad del imputado”. Eso fue lo que comentó el abogado mexicano Víctor Manuel Reyes González, en entrevista con Las Estrellas.

A su vez, señaló que podría solicitarse una extradición y que, en caso de ser acusado de homicidio, podría pasar hasta 15 años en prisión.

 

¿Qué dicen las respectivas familias?

Los medios de comunicación han querido saber la postura de los familiares de Juan Ricardo Hernández, sobre todo después de que Hugo González, el legal manager del actor, explicara que podrían buscar un acuerdo y pagar una indemnización.

Sin embargo, la familia ha dicho públicamente su posición al respecto. “Ojalá que Pablo Lyle pase el resto de su vida en la cárcel. Pido que caiga todo el peso de la ley”. Así lo comentó Mercedes Arce, viuda de Hernández.

Por su parte, en una entrevista para ‘Despierta América’, el hijo de Juan Ricardo señaló: “Mi papá tenía problemas y una operación en la rodilla, y casi no podía caminar, fue muy duro. Él [Pablo] no tenía por qué haberle hecho eso”.

 

“Pablo es una persona que todo el mundo quiere”

“Pablo es un un gran ser humano, es un tipazo, y quienes lo conocen lo saben. Jamás ha sido agresivo ni nada. Es una persona que todo el mundo quiere. Entonces estamos muy positivos, tenemos ánimos de que todo va a salir bien”, declaró el hermano del actor al programa ‘El gordo y la flaca’.

Y agregó: “No he hablado tanto con él, le hemos dado su espacio. Somos una familia muy unida. Estamos con él en todo momento y vamos a salir adelante”.

 

¿Qué famosos lo apoyan y quiénes lo condenan?

El caso de Pablo Lyle ha dividido opiniones no solo en las redes sociales, sino también en el medio del espectáculo. Sofía Castro, hija de la ex primera dama, Angélica Rivera, es amiga cercana y madrina de uno de los hijos del actor. “Él sabe que lo amo, que lo adoro, es mi compadre, mi hermano y estoy con él por sobre todas las cosas”, comentó.

Fue el mismo caso de la actriz Regina Blandón, con quien Pablo trabajó en la película ‘Mirreyes contra Godínez’. “Le mando todo mi amor y toda mi buena vibra. Yo lo quiero muchísimo y esperemos que todo se resuelva pronto. Es algo que acaba de pasar, así que prefiero no decir nada más”, dijo en entrevista para 

.

Sin embargo, también hay famosos que piden un castigo para Lyle. Uno de ellos es el actor cubano Adrián Di Monte, quien calificó a Pablo de “cobarde”. “Esto es indignante… en qué momento el pobre anciano de 63 años era una amenaza para nadie. Papi, que te caiga todo el peso de la ley, muy diferente hubiera sido si fuera alguien joven, a ver si hubiera tenido el valor de bajarse del carro. Y luego se fue corriendo y dejó al pobre viejo tirado. Esto no es ser hombre, esto no es proteger a la familia”, publicó en su cuenta de Instagram.

Sea cual sea la decisión de la Corte, quizá habrá otra condena que a Pablo Lyle le tocará llevar: la de la opinión pública, la del juicio social, la de las opiniones en las redes sociales, la de la pregunta constante en los medios de comunicación… Sin duda, la vida cambia en un instante.

Durante cuatro años, dos policías encargados de arrestar narcotraficantes y confiscar droga se quedaron con varios cargamentos y se lo dieron a un cómplice. Ellos cumplen ahora una sentencia de cinco años de prisión.

ISAIAS ALVARADO

 

8 de abril del 2019- El escándalo sacudió al Departamento de Policía de Bakersfield, en el valle central de California. Dos detectives de su unidad antinarcóticos, uno de ellos representado en la película de Disney McFarland USA, robaron al menos 20 libras de metanfetamina y cargamentos de marihuana, y solo reportaron como evidencia una mínima parte de sus confiscaciones. Los descubrieron en el verano de 2016.

Este caso de corrupción ha vuelto a la luz porque este lunes Noel Carter, el hombre que recibía la droga para venderla por los oficiales, fue sentenciado a siete años y medio en una prisión federal, y a cinco años de libertad condicional, según informó el Distrito Este de California de la Fiscalía federal.

La condena de Carter, el último implicado en este proceso penal derivado de un operativo encabezada por la Administración para el Control de Drogas (DEA) y el Buró Federal de Investigaciones (FBI), cierra un vergonzoso capítulo de la Policía de Bakersfield.

En octubre de 2016, un juez dictó una sentencia de cinco años de cárcel a cada uno de los agentes corruptos, Damacio Díaz y Patrick Mara, ambos detectives antinarcóticos. Ellos usaban la información que recibían de fuentes confidenciales para detener a vendedores de droga. Cuando la encontraban se quedaban con la mayor parte y el resto la llevaban a la estación de policía.

Su cómplice Carter, de 45 años y vecino de Bakersfield, recibió la mercancía. Los fiscales alegan que este conspiró con los agentes entre abril de 2012 y agosto de 2015. De esta actividad ilícita, este hombre obtuvo más de 280,000 dólares, cifra que el gobierno le confiscó.

El primero en caer del trío fue Díaz, quien estuvo en el equipo estudiantil de corredores de campo traviesa que inspiró la película McFarland USA, protagonizada por Kevin Costner. Tras aceptar cooperar con el gobierno, echó de cabeza a su excompañero Mara. Ambos se declararon culpables, evitando un castigo más duro: los fiscales habían pedido para ellos condenas de alrededor de 20 años de cárcel.

Díaz también aceptó que recibió sobornos y presentó una declaración de impuestos fraudulenta.

El juez Lawrence O'Neill, quien revisó este caso, dijo al dictarle sentencia a principios de octubre de 2016 que si bien estaba obligado a considerar toda su vida, no podía pasar por alto los graves delitos que cometió. “Puede que usted no haya vendido su alma, pero ciertamente la alquiló durante los dos años de este caso”, señaló.

Afuera de la corte aquel día, Díaz agradeció por recibir un castigo sustancialmente menor al que pedía la Fiscalía federal. “Quiero comenzar dando a Dios toda la gloria. Este caso finalmente ha terminado y estamos extremadamente contentos y felices de anunciar que somos victoriosos”, expresó.

Mara sumaba 13 años en la Policía de Bakersfield cuando fue arrestado. Se unió a sus filas en enero de 2003 y estuvo en el equipo antipandillas y luego, en la unidad antinarcóticos. En 2013 fue ascendido a detective.

Durante su juicio, este contó que en 2012 se había declarado en bancarrota, su matrimonio se estaba desmoronando y estaba bebiendo mucho. En esa situación, aceptó el “dinero fácil” que le ofreció Díaz y pronto se volvió un narco con placa. “Me había convertido en un mal policía”, lamentó.

Para las 174 personas que fueron liberadas tras el operativo del miércoles comienza un nuevo proceso: el de demostrarle a un juez de inmigración por qué debe permitirles quedarse en Estados Unidos. Algunos de ellos tienen hasta 11 años viviendo y trabajando sin documentos en el país, y temen la deportación.

PATRICIA CLAREMBAUX

 

ALLEN, Texas. 6 de abril del 2019-  A Marta * y a su hermana las arrestaron el miércoles mientras reparaban teléfonos en CVE Technology Group. Se vieron allí por última vez desde la redada, aterrorizadas en medio del caos y los gritos que generó la entrada de los agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE). Pero una vez que las subieron al autobús que las llevaría al centro de detención, se perdieron la pista y eso sumó más angustia al proceso.

"Sabemos que nos espera una gran batalla legal", dijo Marta, una mexicana de 31 años, desde el estacionamiento del que fue su empleo por más de tres años y adonde fue el viernes a buscar su carro. Ella sabe que su calvario migratorio apenas comienza. "Uno escucha muchas noticias sobre redadas, pero jamás pensé que esto me iba a pasar a mí".

Entre Marta y su hermana, la familia pagó 10,000 dólares de fianza: 5,000 por cada una. Reunieron el dinero maratónicamente entre amigos, tíos, primos y sus padres. Ambas salieron el jueves, cree ella, porque ninguna tiene antecedentes penales: "Solo esta detenci´ón, que me hicieron mientras trabajaba para ganarme el pan de cada día". Por eso les sorprendió tanto —a todos— la llegada de ICE a la empresa. Creían que solo buscaban a personas con récord criminal, por su nombre y apellido.

Ambas buscan ahora a un abogado que las defienda y las ayude a acumular pruebas para convencer al juez de inmigración de que hay razones para no deportarlas. Aún no tienen fecha de corte, pero Marta ya siente los nervios de tener que dar la cara ante la ley después de 11 años sin papeles en Estados Unidos. Se frota sus manos, temblorosas: "Yo no he hecho más que trabajar y pagar impuestos. No quiero ni imaginar que me digan que debo irme de este país".

 

Un error común

"¿Alguien conoce a la peruana detenida? Parece que no han podido contactar a su familia y sigue arrestada", grita una mujer este viernes en uno de los pasillos casi vacíos de CVE Technology Group, donde mujeres liberadas recogen las cosas que dejaron botadas en sus lockers cuando ICE las marcó con un brazalete amarillo y se las llevó.

En CVE se escucha que pagaron fianzas de 2,500, 3,000, 5,000, y hasta 7,000 dólares. Las que dieron menos se sienten afortunadas. También hay quienes salieron sin poner ni un dólar, entre otras cosas, porque en los centros de detención en los que se encontraban no había camas disponibles. Sin embargo, ICE aseguró a Univision Noticias que las liberaciones se dieron exclusivamente por dos causales: por razones médicas o porque se trataba de madres solteras de menores de edad.

Casi todas las personas consultadas —una decena— coinciden en que cometieron un error: haber trabajado con números de seguro social robados e identificaciones fraudulentas. Bajo esas condiciones llevaban años contratadas por empresas temporales a las que CVE Technology Group solicitaba personal.

En todos los casos, cuentan los migrantes, estas compañías —Effex, OnTrack y Mission— no verificaron la autenticidad de los datos contenidos en esos documentos; solo los fotocopiaban, archivaban y les daban la bienvenida a las personas a su staff. Dicen que no recuerdan haber puesto huellas dactilares o haber sido sometidos a procesos de verificación de identidad adicionales.

Univision Noticias intentó entrevistar a algún directivo de estas empresas para consultarle sobre los procesos de contratación, pero no accedieron a contestar las preguntas.

Hasta este viernes, entre los indocumentados procesados y liberados por ICE no se conocen imputaciones criminales.

ICE explicó tras el operativo que habían recibido "múltiples tips de que la compañía contrataba a sabiendas a inmigrantes indocumentados, y que muchas de las personas empleadas en CVE estaban usando documentos de identificación falsos". Dijeron que fue justo en enero cuando comenzaron a auditar los formularios I-9 —donde consta la autorización de trabajo de una persona— y encontraron numerosas irregularidades en las contrataciones.

Desde entonces, una investigación criminal está en proceso y esa fue la razón por la que se llevó a cabo la megarredada.

Un operativo idéntico al del miércoles ocurrió en una fábrica de tráilers al norte de Texas hace menos de un año. Decenas de agentes de ICE y de la policía local llegaron al lugar y arrestaron a más de 150 personas. En ese momento, también había una investigación criminal en curso y dijeron que se trataba del mayor operativo de este realizado en los últimos 10 años.

 

Porque no hay camas (y otras razones)

Ana * no pagó fianza para ser liberada. Se considera afortunada.

Pero antes de que eso pasara, dijo que vivió horas de presión de los agentes de ICE para que firmara numerosos papeles. Le decían que si firmaba se iría más rápido y que, de lo contrario, pasaría tres meses encerrada mientras se resolvía su caso en una corte de inmigración. Ella igual se negó a firmar y a las 4:30 de la madrugada del jueves, cuando pensó que la presionarían de nuevo, el proceso cambió por completo.

"Se van, porque no tenemos suficientes camas. Vamos, que van a llamar a un familiar para que las venga a buscar ahorita", le dijeron a ella y a otras compañeras. A las 5:00am ya estaba fuera de la prisión de ICE en Alvarado, Texas. Y de las nueve compañeras que estaban con ella en la celda, solo tres se quedaron: dos mexicanas que entraron con visa de turista y trabajaban con papeles falsos, y una hondureña que tenía orden final de deportación.

La madre de otra joven salvadoreña entrevistada, que prefirió no dar su nombre, dijo que su hija tampoco pagó fianza y la soltaron el mismo miércoles casi a medianoche. Explicó que fue así porque no tiene antecedentes criminales y por razones humanitarias; lo mismo le pasó a otras 173 personas liberadas. En su caso, es madre soltera de dos menores de edad, uno de nueve años y otro de 15, y encima —y esto lo dice ella y no ICE— huyó de su país hace menos de un año porque las pandillas la amenazaron de muerte: "Y si a uno en ese país le dicen que lo van a matar es porque lo van a matar", asegura la mamá para reforzar las razones por las que su hija debe quedarse.

Marta recuerda haber visto de todo en las horas que estuvo encerrada: a la tía de una de sus amigas, una hondureña de la tercerda edad, los agentes de ICE le dijeron que optara por el asilo político y la liberaron; a una compañera nigeriana le cobraron 7,000 dólares de fianza que no podía pagar: "Me tocó ver cómo le ponían el uniforme de reclusa"; también hubo venezolanas que habían pedido asilo y las dejaban ir tras pagar 1,500 dólares.

Otra compañera hondureña supo que sería deportada y le tocaba dejar a su hijo de ocho años en custodia federal: "Fue muy triste verla. Nos vimos a través de una ventana y me saludó con la mano, como diciéndome 'suerte'", dice Marta.

Y en medio de todo ese caos, luego de tres traslados de una cárcel a otra, una compañera le dio la mejor noticia que había recibido en esas trágicas horas: "Asómate, ahí está tu hermana", le avisó. "Nos vimos de frente mientras a ella la trasladaban a la prisión y nos rodaron las lágrimas en la cara a las dos".

Y porque escuchaba y leía informaciones, Marta tuvo miedo de que el operativo del miércoles, en el que detuvieron a más de 280 inmigrantes indocumentados como ella, pudiera ser más violento.

Pero su experiencia —y en eso coinciden muchas mujeres consultadas— fue diferente. Ella sintió que el trato de los agentes de ICE fue "bueno", que algunos se esforzaron por hablar en español para hacerse entender y explicarle a los detenidos qué opciones tenían antes de la deportación voluntaria.

Otras contaron que a los enfermos cardíacos les midieron la presión con frecuencia y que estuvieron pendientes de que se alimentaran desde el mismo momento en que los subieron en el autobús. Algunos activistas creen que se trató de una redada inusualmente más humana.

Marta cree que a pesar de lo duro que vivieron, una cosa mantuvo la esperanza: "Hubo mucho compañerismo entre todas. Nos abrazábamos y nos decíamos que todo iba a estar bien, que Dios estaba con nosotros".

*Marta y Ana son pseudónimos. Los personajes de esta historia pidieron expresamente no revelar su nombre por temor.

Por Ana María Mejía

 

5 de abril del 2019. (CNN Español) — Este jueves falleció en el Hospital Jackson Memorial de Miami un hombre quien, luego de discutir con el actor mexicano Pablo Lyle, recibió un golpe en la cara que, según testigos, lo dejó inconsciente. El hospital confirmó que luego de 4 días en coma, la familia decidió desconectarlo del respirador artificial que lo mantenía con vida.

Los hechos que, desencadenaron después en la muerte de Juan Ricardo Hernández, de 63 años, ocurrieron el domingo pasado al rededor de las 7 de la noche, según el reporte de la Policía de Miami.

El mismo informe asegura que el actor Pablo Lyle iba rumbo al Aeropuerto de Miami para tomar un vuelo a México, en el carro que conducía su cuñado, cuando este hizo un giro en U, lo que habría enojado a Juan Ricardo Hernández, quien manejaba otro automóvil por la misma avenida.

Según la policía, el cuñado de Lyle dijo que Hernández se bajó de su vehículo y empezó a golpear la ventanilla del carro en el que viajaba Lyle. Ambos, piloto y copiloto, se bajaron y empezaron a discutir con el cubano de 63 años. En ese momento, Pablo Lyle le da un golpe en la cara al hombre quien, según el reporte, cae a la calle sobre el lado derecho de su cabeza y queda inconsciente.

Lyle y su cuñado huyeron del lugar y continuaron su recorrido al aeropuerto, donde casi dos horas más tarde, y gracias a que los testigos proporcionaron la placa del carro del agresor a los agentes de policía, fue detenido y conducido para dar su declaración.

Al día siguiente, durante su declaración a los oficiales, Lyle confirmó que le había pegado a Hernández. Explicó que sintió miedo por la seguridad de su familia y que por esa razón se bajó del vehículo para confrontar al hombre. Dijo que cuando se acercó a Hernández, este puso sus manos arriba y que él inmediatamente lo golpeó porque pensó que le iba a pegar primero.

El lunes, 1 de abril, Pablo Lyle, quien fue arrestado bajo el cargo de asalto agravado, se presentó, según registros de la Corte de Miami Dade, ante la juez Lisa Walsh, quien lo autorizó a viajar a México, luego de pagar una fianza de 5.000 dólares.

En un comunicado enviado el jueves a los medios de comunicación, los representantes del actor explicaron que “al ser un caso abierto, por órdenes legales, Pablo Lyle, su familia y su equipo de trabajo tienen estrictamente prohibido otorgar cualquier tipo de declaración a los medios de comunicación”.

La próxima audiencia del actor mexicano será en una corte de Miami el lunes 8 de abril.

 

La muerte de Juan Ricardo Hernández y la difusión del video de una cámara de seguridad que grabó el incidente, han dado un giro importante al caso de odio en la carretera que ocurrió el pasado domingo donde está involucrado el actor méxico estadounidense Pablo Lyle. Una juez del condado Miami Dade dejó sin efecto la orden que le permitió viajar a México y le fijó una audiencia para los próximos días.

RAFAEL FUENMAYOR

 

5 de abril del 2019- El actor Pablo Lyle deberá presentarse en una corte de Miami el próximo lunes 8 de abril luego que una juez rescindiera este viernes la orden de viaje que le permitió trasladarse a México tras haber sido arrestado por estar involucrado en un incidente de odio en la carretera. La juez también informó que las circunstancias han viciado la fianza que le permitió al actor salir en libertad.

La juez Lisa Walsh, del circuito judicial 11 del condado Miami Dade, informó en la orden de la corte que "basado en el cambio de circunstancias" decidió rescindir la actuación que le permitió a Pablo Lyle viajar a México, ello debido a la muerte de "la víctima de esta agresión y que cargos mayores probablemente serán presentados".

El actor Pablo Lyle protagonizó un incidente de odio en la carretera junto a su cuñado el pasado domingo 31 de marzo, cuando confrontaron a Juan Ricardo Hernández en la intersección de la 27 avenida y la 14 calle del noroeste de Miami.

En el hecho, Hernández fue golpeado por Lyle en la cara y a consecuencia de ello estuvo recluido en la terapia intensiva del Hospital Jackson Memorial hasta este jueves, cuando falleció.

 

Fianza viciada

En la orden donde la juez Walsh rescinde el permiso de viaje de Lyle, explica que, si bien la corte que preside no tiene la autoridad legal para hacer lo mismo con la fianza sin notificar al afectado, considera que el contrato de esta se encuentra " viciado por la muerte de la víctima[que estaba viva cuando se emitió] y la posibilidad de [que se presenten] cargos mayores" en contra del actor. Por esta razón, la vigencia y condiciones de la fianza también serán discutidas en la audiencia del lunes.

Por su parte la fiscalía estatal del condado de Miami Dade informó que "está trabajando con la Policia de la Ciudad de Miami revisando toda información y evidencia" que les está llegando. La fiscal Katherine Fernandez Rundle señaló además en una declaración obtenida por Univision, que "nadie está por encima de la ley".

 

Lo que ha dicho Pablo Lyle

Hasta el momento el actor solo ha dado una corta declaración sobre el hecho negándose a ofrecer detalles por limitaciones legales, que alegó, le fueron impuestas.

Lo propio hicieron sus representantes este jueves, cuando distribuyeron un comunicado a la prensa explicando que "por órdenes legales, Pablo Lyle, su familia y equipo de trabajo, tienen estrictamente prohibido otorgar cualquier tipo de declaración a los medios de comunicación" sobre el caso.

Aún no está claro si Pablo Lyle estará presente en la corte este lunes, pero de acuerdo a la naturaleza de lo que se discutirá en la audiencia y a que inicialmente el actor cooperó con las autoridades, es probable que viaje en las próximas horas para comparecer ante la juez Walsh.

 

Sin saber exactamente de qué hablaba, Trump criticó durante un discurso este viernes el Acuerdo Flores de 1997, que prohíbe al gobierno detener niños que migran sin documentos. “La decisión de Flores es un desastre. Juez Flores, quienquiera que seas, esa decisión es un desastre para nuestro país", dijo equivocadamente el presidente. Flores era, en realidad, una salvadoreña de 15 años detenida en la frontera en 1985.

JORGE CANCINO

 

6 de abril del 2019- El presidente Donald Trump confundió el viernes en la frontera entre Estados Unidos y México un acuerdo judicial clave (que prohíbe al gobierno federal privar de libertad a menores inmigrantes) con el nombre de un juez que no existe.

"Hemos tenido algunas decisiones judiciales muy malas”, dijo el mandatario durante una reunión celebrada en Calexico, donde viajó para inaugurar una vieja sección de la valla fronteriza construida a principios de los años 90 y que fue recientemente restaurada. “ La decisión de Flores es un desastre, tengo que decirles. Juez Flores, quienquiera que seas, esa decisión es un desastre para nuestro país. Y estamos trabajando en eso (para eliminarlo)”, agregó ante funcionarios fronterizos.

Ninguno de los asistentes al encuentro, ni asesores de Trump, lo interrumpieron para corregir el error.

Sin saber exactamente a qué se refería, el presidente criticó el Acuerdo Judicial Flores de 1997, alcanzado durante el gobierno de Bill Clinton que, en resumen, no permite al gobierno federal privar de libertad a menores de edad, creyendo que se trataba de la decisión de un juez de apellido Flores.

 

La historia

El nombre de Flores deriva de la inmigrante Jenny Lisette Flores, una menor de 15 años que en 1985 huyó de El Salvador para reencontrarse con su tía en Estados Unidos. La niña fue arrestada por la Patrulla Fronteriza (en ese tiempo bajo el mando del Servicio de Inmigración y Naturalización -INS-) cuando intentaba ingresar indocumentada al país y la mantuvieron detenida en pésimas condiciones.

La menor fue llevada a un centro de detención donde la esposaron y desnudaron para revisarla. El Departamento de Justicia, bajo cuyo mando operaba el INS y la Patrulla Fronteriza, le negó a la tía de la menor la custodia, argumentando que no podía entregar niños a "terceros” mayores de edad.

Tras conocerse el caso, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) presentó ese mismo año una demanda para evitar que Flores y otros menores como ella fueran privados de libertad, y que el gobierno abusara de su autoridad, y para que se respetaran sus derechos, considerando además que la permanencia indocumentada constituye una falta de carácter civil, no criminal.

 

La demanda

La demanda de ACLU de 1985 cuestionó la política que implementaba el INS en la frontera “para condicionar la liberación de menores” a sus padres o tutores legales, los interrogatorios, los procedimientos de deportación empleados en aquellos años, el sistema de fianzas y la entrega de los menores arrestados a padres o tutores que se encuentran en Estados Unidos.

La querella también argumentó que el INS colocaba regularmente a personas menores de edad bajo arresto administrativo y eran encarcelados hasta que los procedimientos judiciales concluyeran, un proceso que podía tomar varios años.

El grupo de derechos civiles pidió a la corte otorgar a los menores migrantes derecho a libertad bajo fianza mientras se llevan a cabo los procedimientos de deportación.

ACLU, además, alegó que el gobierno había implementado una política para encarcelar indefinidamente a menores que nunca se publicó en el Registro Federal de conformidad con la Ley de Procedimiento Administrativo, y que los menores que estaban siendo detenidos indefinidamente eran acusados o condenados sin que hallan cometido delito alguno.

Indicó también que el objetivo de la demanda era garantizar el bienestar de los menores detenidos, independientemente de qué tan calificados estuvieran sus padres, familiares o amigos que puedan hacerse cargo de sus custodias.

 

El acuerdo

En 1997 y tras 12 años de litigios, incluida la Corte Suprema de Justicia, se alcanzó la liquidación del Acuerdo, que obligó al gobierno revisar sus políticas de detención de menores en la frontera, crear entornos menos restrictivos e implementar estándares apropiados.

Informes del Inspector General del Departamento de Justicia denunciaron posteriormente que el INS no cumplió de inmediato los términos del acuerdo.

Diecisiete años más tarde, en junio de 2014, Obama reconoció la existencia de una crisis en la frontera tras la llegada, en lo que iba del año fiscal, de más de 40,000 menores no acompañados y un número similar de unidades familiares, quienes habían sido detenidos por la Patrulla Fronteriza cuando intentaban ingresar ilegalmente al país.

La mayoría de los migrantes, originarios del denominado Triángulo del Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras) huían de sus países a causa de la violencia y la pobreza para buscar asilo en Estados Unidos. La oleada, que había sido advertida un año antes por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), mostró la escaza capacidad de respuesta del gobierno federal para encarar la crisis y procesar a los migrantes, sobre todo a menores de edad.

El mal manejo de los procesos obligó a la ACLU a demandar al gobierno por violar los términos del Acuerdo Judicial Flores de 1997.

 

El error de Obama

Abrumado por la explosión de arrestos en la frontera y sin estrategias claras para contener la oleada de migrantes centroamericanos -y también mexicanos- en busca de asilo en Estados Unidos, el gobierno de Obama comenzó a detener a menores no acompañados y unidades familiares colocándolos en procesos acelerados de deportación.

Se crearon centros temporales de detención en distintos puntos del país para procesar los casos de deportación, pero el número de detenciones fue tal que colapsó las cortes de inmigración. También se abarrotaron los centros de detención, se sobrepasó la cantidad diaria de camas disponibles de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), ICE y la Patrulla Fronteriza se vieron forzados a liberar indocumentados en proceso de expulsión por falta de espacios. Y forzó la detención de algunos menores y familias como estrategia para desmoralizar a los futuros migrantes, y con ello tratar de controlar la crisis.

Pero la falta de planificación y de conocimiento de las causas que generaron el éxodo migratorio trajo consigo más problemas de los que el gobierno federal podía atender en ese momento. E incluso descubrió, tarde, que una ley de 2008 sobre prevención de tráfico humano (TVPRA) prohíbe la deportación inmediata o acelerada de menores de edad de países no fronterizos (México y Canadá) y exige que sea un juez de inmigración quien determine sus futuros en el país.

La crisis del 2014 parecía entonces un problema que recién comenzaba y no se veía una luz al final del túnel.

 

 

De nuevo en la corte

A finales de 2014 la ACLU, junto a otras organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos, demandaron al gobierno de Obama por violar los términos del Acuerdo Judicial Flores. Siete meses más tarde, en junio de 2015, una corte de distrito de California dictaminó que ICE violaba el acuerdo al mantener encerrados a menores de edad en centros restrictivos por más tiempo del permitido.

El fallo también benefició las madres de los niños encerrados. “Se trata de un fallo muy importante”, dijo Víctor Nieblas, entonces presidente de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA). “Incluye a las madres de los niños detenidos. Nosotros esperamos que el mensaje que está enviando la jueza sea contundente y que impida que ICE siga implementando sus políticas”.

En agosto de ese año la jueza Dolly Gee, quien preside la Corte Federal del Distrito Centro de California, tribunal designado para la custodia del Acuerdo Flores, ordenó al gobierno de Obama la pronta liberación de todos los menores indocumentados detenidos por ICE, fijando un plazo hasta el 23 de octubre de ese año para cumplir el dictamen.

La orden de Gee fue apelada y el debate jurídico acompañó a Obama hasta el término de su mandato. Y cuando Trump llegó a la Casa Blanca, el 20 de enero de 2017, implementó su política de ‘tolerancia cero’, pero se topó con los mismos frenos de Obama: el Acuerdo Judicial Flores de 1997 y la Ley TVPRA de 2008.

 

La guerra de Trump

A principios de julio del año pasado la jueza Gee, en respuesta a una demanda presentada por el entonces fiscal general, Jeff Sessions, en contra del Acuerdo Judicial Flores para acelerar la deportación de menores migrantes arrestados en la frontera, rechazó el recurso argumentando que se trataba de "un intento cínico" de deshacer un añejo acuerdo judicial.

Gee dijo que el gobierno de Trump no había presentado nueva evidencia para justificar la revisión de la orden judicial que limita la detención de niños que cruzaron la frontera de manera ilegal.

El Departamento de Justicia había solicitado a la corte alterar el acuerdo después de que Trump dio marcha atrás a su orden de separar forzosamente a las familias de migrantes en la frontera, medida que causó rechazo y criticas dentro y fuera de Estados Unidos.

Gee dijo que la petición pretende endosar a la corte la responsabilidad de las "irreflexivas" acciones del presidente y la inacción del Congreso.

El Acuerdo Flores no le permite al gobierno mantener detenidos a menores de edad por más de 20 días. La política migratoria de Trump tiene a los 10.4 millones de indocumentados que viven en el país en el ojo de ICE.

Cinco días después de llegar a la Casa Blanca, el 25 de enero de 2017, el presidente decretó que la presencia indocumentada constituye una amenaza a la seguridad pública y nacional de Estados Unidos.

La visita de Trump a Calexico, el viernes, donde confundió el nombre del Acuerdo Flores con el de un juez que no existe, fue para reforzar su discurso migratorio tras una semana de amenazas de que cerraría la frontera con México si el vecino del sur no frenada la oleada migratoria.

El jueves y tras repetir insistentemente que lo haría, el mandatario dio marcha atrás y dijo a los medios de comunicación que le dará a México una advertencia "de un año" para que detenga a migrantes y "drogas" que viajan rumbo a Estados Unidos antes de tomar acción.

"Vamos a darles una advertencia de un año", dijo Trump y añadió que el país necesita "ayuda de México" para frenar el flujo de migrantes y "drogas" en la frontera porque de lo contrario "aplicaremos tarifas a los autos (fabricados en México) que ingresan a Estados Unidos", apuntó.

 

Página 3 de 21

Te puede interesar...

  • “Me ha hecho llorar a mares”: una madre y su hijo se reencuentran 30 años después de perder contacto

    Esta madre no veía a su hijo desde que le dijo adiós en El Salvador en noviembre de 1989. Unos meses después de que él llegó a Los Ángeles le perdió el rastro y con el tiempo se resignó creyendo que ya había muerto. Su consulado lo reunió con sus hermanos el 8 de mayo y este viernes, la madre viajó a esta ciudad para volver a ver a su hijo.

    ISAIAS ALVARADO

     

    CAMARILLO, California. 14 de junio del 2019– Olga Escalante, de 77 años, se bajó lentamente de un vehículo, se secó las lágrimas con un pañuelo y caminó hacia el hijo que daba por muerto. Durante 30 años no supo dónde estaba y varias veces pensó que quizás su final había sido la fría morgue de Los Ángeles. “Tanto tiempo, Wilfredo”, exclamó ella entre sollozos mientras ambos se fundían en un abrazo este viernes en Camarillo, en el sur de California.

    “Me ha hecho llorar a mares”, expresó Escalante, quien este viernes viajó a Los Ángeles para confirmar que finalmente había localizado al mayor de sus hijos, Wilfredo Vides. Lo volvió a estrechar entre sus brazos después de aquella despedida en 1989, cuando él emigró a California. “Ese abrazo nunca se me olvidó. Todos los años me acordaba de él”, contó ella.

    A Wilfredo, de 50 años, le perdieron la pista unos meses después de que viajó a Estados Unidos hace tres décadas, huyendo de la guerra civil en su natal El Salvador.

    “Yo no sabía cómo hallarlos. Yo preguntaba a toda la gente: ¿dónde están?”, expresó con lágrimas Wilfredo, aún emocionado por el encuentro con su madre. “Me siento contento, feliz, con menos peso en el cuerpo. Porque me sentía muy mal, porque cada Día de las Madres lloraba yo”.

    Wilfredo se reencontró primero con sus hermanos el 8 de mayo en su casa en la ciudad de Camarillo. Ese día tuvieron que conformarse con una videollamada que le hicieron a su madre. Para traerla, esta familia hizo una colecta entre sus familiares y conocidos, incluyendo empleados de Univision 34.

    Hace un mes, Escalante no daba crédito cuando volvió a ver a su hijo en la pantalla de un celular.

    Este viernes, apenas se apartó de su hijo le pidió que le enseñara el dedo que le aplastó una piedra cuando era niño. “Él es, él es”, dijo ella en tono de broma apenas vio la profunda cicatriz. “Lo dudaba yo, decía: ‘hasta que mire el dedo voy a creer que es cierto’”. Wilfredo dejó de llorar y soltó una carcajada.

    ¿Por qué no supieron nada de Wilfredo por tanto tiempo? El inmigrante relata que recién llegado a Los Ángeles envió un par de cartas a su madre, pero pocos meses después perdió la comunicación con ella. No sabía que sus familiares se mudaron a otro lugar que les vendieron en El Salvador y dejaron de recibir su correspondencia. Mientras que él, por su situación migratoria, jamás regresó a su país.

    Se distanció aún más cuando él cambió de domicilio y de número telefónico. Todo empeoró porque cayó en el vicio del alcohol. Además, es analfabeta y no sabe nada sobre tecnología. Sus hermanos lo trataron de localizar en Facebook, pero no tiene una cuenta en esa red social.

    La señora Olga asegura que cuando anteriormente vino a visitar a sus hijos, ella sentía ganas de llorar cada que pasaba por la ciudad de Camarillo. “Decía yo: ‘aquí está mi Wil’. Lloraba. Me preguntaban: ¿por qué lloras, mamá?’. No, por nada, les respondía”, relató ella.

     

    Así fue el primer reencuentro de los Vides

    Tenía 21 años aquel 23 de noviembre de 1989 cuando abandonó su país para que no lo reclutaran por la fuerza los militares o los guerrilleros. Su hermano Walter tenía 17 y su hermana Concepción 9. Él no sabía que desde hace más de 10 años ellos han vivido en el Valle de San Fernando, a unas 37 millas de distancia de Camarillo, donde tiene su hogar Wilfredo.

    De hecho, Walter trabajó durante cinco años a un par de millas de la residencia de su hermano. Pero jamás coincidieron en ningún lado. Paradójicamente, estando uno tan cerca del otro, Walter no dejaba de buscarlo en las redes sociales y una vez llamó a un programa de radio pidiendo ayuda al público.

    Wilfredo, por su parte, preguntaba una y otra vez en el Consulado de El Salvador en Los Ángeles si podían hacer algo para localizar a sus seres queridos. “Ya pasó mucho tiempo”, le decían en la sede diplomática. Pero jamás se conformó con esa respuesta y siguió intentando.

    El pasado 6 de mayo tramitaba una identificación en el consulado y volvió a pedir que le ayudaran. Esa vez lo atendió un funcionario que aceptó entrar a la base de datos del gobierno y encontró información de sus familiares en Los Ángeles. De inmediato les llamó. Así se logró este reencuentro.

    “Este es el fruto de nuestro trabajo”, expresó el cónsul salvadoreño Alejandro Letona, quien fue clave para el encuentro de los Vides. “Qué alegría que esta familia está unida después de 30 años”, agregó este viernes, luego de presenciar el abrazo de Wilfredo y su madre.

    Unas horas después de aquella llamada desde el Consulado se vieron Wilfredo y Walter en Camarillo. Dos días después, el 8 de mayo, Concepción abrazó y besó a su hermano con el rostro empapado de lágrimas. Se tomaron varias fotos para documentar la reunión, como si temieran volverse a separar otra vez.

    Este viernes, los cuatro posaron juntos por primera vez frente a una cámara: cuando vivían en El Salvador solo tenían un par de fotos individuales. “Estoy feliz, mi madre tenía una agonía de no ver a su hijo. Gracias a Dios ya estamos los cuatro juntos de nuevo”, dijo Concepción.

    Curiosamente, los Vides se volvieron a ver en la víspera de los festejos del Día de la Madre. La visita de su madre ocurre poco antes del Día del Padre. Este fin de semana les sobrarán motivos para celebrar.

    “Quiero pasear, llévenme al bufet”, pidió la señora Olga con una gran sonrisa.

    * En la realización de esta nota colaboró Norma Roque, reportera de Univision 34.

  • “Me ha hecho llorar a mares”: una madre y su hijo se reencuentran 30 años después de perder contacto

    Esta madre no veía a su hijo desde que le dijo adiós en El Salvador en noviembre de 1989. Unos meses después de que él llegó a Los Ángeles le perdió el rastro y con el tiempo se resignó creyendo que ya había muerto. Su consulado lo reunió con sus hermanos el 8 de mayo y este viernes, la madre viajó a esta ciudad para volver a ver a su hijo.

    ISAIAS ALVARADO

     

    CAMARILLO, California. 14 de junio del 2019– Olga Escalante, de 77 años, se bajó lentamente de un vehículo, se secó las lágrimas con un pañuelo y caminó hacia el hijo que daba por muerto. Durante 30 años no supo dónde estaba y varias veces pensó que quizás su final había sido la fría morgue de Los Ángeles. “Tanto tiempo, Wilfredo”, exclamó ella entre sollozos mientras ambos se fundían en un abrazo este viernes en Camarillo, en el sur de California.

    “Me ha hecho llorar a mares”, expresó Escalante, quien este viernes viajó a Los Ángeles para confirmar que finalmente había localizado al mayor de sus hijos, Wilfredo Vides. Lo volvió a estrechar entre sus brazos después de aquella despedida en 1989, cuando él emigró a California. “Ese abrazo nunca se me olvidó. Todos los años me acordaba de él”, contó ella.

    A Wilfredo, de 50 años, le perdieron la pista unos meses después de que viajó a Estados Unidos hace tres décadas, huyendo de la guerra civil en su natal El Salvador.

    “Yo no sabía cómo hallarlos. Yo preguntaba a toda la gente: ¿dónde están?”, expresó con lágrimas Wilfredo, aún emocionado por el encuentro con su madre. “Me siento contento, feliz, con menos peso en el cuerpo. Porque me sentía muy mal, porque cada Día de las Madres lloraba yo”.

    Wilfredo se reencontró primero con sus hermanos el 8 de mayo en su casa en la ciudad de Camarillo. Ese día tuvieron que conformarse con una videollamada que le hicieron a su madre. Para traerla, esta familia hizo una colecta entre sus familiares y conocidos, incluyendo empleados de Univision 34.

    Hace un mes, Escalante no daba crédito cuando volvió a ver a su hijo en la pantalla de un celular.

    Este viernes, apenas se apartó de su hijo le pidió que le enseñara el dedo que le aplastó una piedra cuando era niño. “Él es, él es”, dijo ella en tono de broma apenas vio la profunda cicatriz. “Lo dudaba yo, decía: ‘hasta que mire el dedo voy a creer que es cierto’”. Wilfredo dejó de llorar y soltó una carcajada.

    ¿Por qué no supieron nada de Wilfredo por tanto tiempo? El inmigrante relata que recién llegado a Los Ángeles envió un par de cartas a su madre, pero pocos meses después perdió la comunicación con ella. No sabía que sus familiares se mudaron a otro lugar que les vendieron en El Salvador y dejaron de recibir su correspondencia. Mientras que él, por su situación migratoria, jamás regresó a su país.

    Se distanció aún más cuando él cambió de domicilio y de número telefónico. Todo empeoró porque cayó en el vicio del alcohol. Además, es analfabeta y no sabe nada sobre tecnología. Sus hermanos lo trataron de localizar en Facebook, pero no tiene una cuenta en esa red social.

    La señora Olga asegura que cuando anteriormente vino a visitar a sus hijos, ella sentía ganas de llorar cada que pasaba por la ciudad de Camarillo. “Decía yo: ‘aquí está mi Wil’. Lloraba. Me preguntaban: ¿por qué lloras, mamá?’. No, por nada, les respondía”, relató ella.

     

    Así fue el primer reencuentro de los Vides

    Tenía 21 años aquel 23 de noviembre de 1989 cuando abandonó su país para que no lo reclutaran por la fuerza los militares o los guerrilleros. Su hermano Walter tenía 17 y su hermana Concepción 9. Él no sabía que desde hace más de 10 años ellos han vivido en el Valle de San Fernando, a unas 37 millas de distancia de Camarillo, donde tiene su hogar Wilfredo.

    De hecho, Walter trabajó durante cinco años a un par de millas de la residencia de su hermano. Pero jamás coincidieron en ningún lado. Paradójicamente, estando uno tan cerca del otro, Walter no dejaba de buscarlo en las redes sociales y una vez llamó a un programa de radio pidiendo ayuda al público.

    Wilfredo, por su parte, preguntaba una y otra vez en el Consulado de El Salvador en Los Ángeles si podían hacer algo para localizar a sus seres queridos. “Ya pasó mucho tiempo”, le decían en la sede diplomática. Pero jamás se conformó con esa respuesta y siguió intentando.

    El pasado 6 de mayo tramitaba una identificación en el consulado y volvió a pedir que le ayudaran. Esa vez lo atendió un funcionario que aceptó entrar a la base de datos del gobierno y encontró información de sus familiares en Los Ángeles. De inmediato les llamó. Así se logró este reencuentro.

    “Este es el fruto de nuestro trabajo”, expresó el cónsul salvadoreño Alejandro Letona, quien fue clave para el encuentro de los Vides. “Qué alegría que esta familia está unida después de 30 años”, agregó este viernes, luego de presenciar el abrazo de Wilfredo y su madre.

    Unas horas después de aquella llamada desde el Consulado se vieron Wilfredo y Walter en Camarillo. Dos días después, el 8 de mayo, Concepción abrazó y besó a su hermano con el rostro empapado de lágrimas. Se tomaron varias fotos para documentar la reunión, como si temieran volverse a separar otra vez.

    Este viernes, los cuatro posaron juntos por primera vez frente a una cámara: cuando vivían en El Salvador solo tenían un par de fotos individuales. “Estoy feliz, mi madre tenía una agonía de no ver a su hijo. Gracias a Dios ya estamos los cuatro juntos de nuevo”, dijo Concepción.

    Curiosamente, los Vides se volvieron a ver en la víspera de los festejos del Día de la Madre. La visita de su madre ocurre poco antes del Día del Padre. Este fin de semana les sobrarán motivos para celebrar.

    “Quiero pasear, llévenme al bufet”, pidió la señora Olga con una gran sonrisa.

    * En la realización de esta nota colaboró Norma Roque, reportera de Univision 34.

  • “El récord migratorio no se limpia, queda para siempre”: respondemos tus preguntas de Inmigración

    Los inmigrantes deportados por permanencia indocumentada deben cumplir un castigo de 3 años fuera si la presencia ilegal supera los 180 días, pero el castigo aumenta a 10 años si la permanencia no autorizada supera los 365 días. Si regresan antes de ese tiempo sin autorización y son arrestados, enfrentan cargos criminales y luego son deportados de por vida.

    JORGE CANCINO

     

    13 de junio del 2019- El inmigrante Juan Pérez, cuyo nombre es otro y pidió mantener su identidad en el anonimato, cuenta que vivió varios años indocumentado en Estados Unidos hasta que lo agarró "la migra". Sólo me tomaron los datos y me dijeron que me vaya. Dí una dirección y me enviaron unos papeles para que me presente a corte, de lo cual hice. Asistí un par de veces, pero luego me cambié de domicilio y no supe más del caso”.

    A medida que avanza la política migratoria de ‘tolerancia cero’ de Donald Trump, seguimos respondiendo las preguntas de usuarios que llegan a la redacción de Univision Noticias. Puedes enviarnos la tuya a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    Pérez añade que luego de ese incidente contrajo matrimonio y su esposa le pidió la residencia. “Como el trámite siempre comienza dando el permiso de trabajo, me lo dieron. Pero cuando quise sacar el Número de Seguridad Social, apareció otra nacionalidad distinta a la mía. Y cuando fui a la cita por la green card, cuál fue mi sorpresa cuando me entero de que tenía una orden de deportación en ausencia. Ahí mismo me arrestaron y deportaron”.

    “Luego traté de ingresar ilegalmente, pero 'la migra' me agarró y no volví a intentarlo más. Tengo una hija ciudadana americana, tiene 13 años, está enferma, tiene un marcapasos. ¿Será posible limpiar mi récord con todos los años que han pasado?”, pregunta.

    “El récord migratorio no se limpia, queda para siempre”, advierte el abogado de inmigración José Guerrero, quien ejerce en Miami Florida.

    “Lamentablemente este tipo de falta, como la orden de deportación en ausencia, no se quita. Cada vez que esa persona trate de pedir una visa o un ajuste de estatus, le dirán que no. Ya está en el expediente y es para toda la vida”.

    En cuanto al regreso no autorizado una vez que la persona fue deportada, “la persona está sujeta a una penalidad permanente por haber tratado de entrar nuevamente a Estados Unidos sin permiso del servicio de inmigración”, agrega.

    Los inmigrantes deportados por permanencia indocumentada deben cumplir un castigo de 3 años fuera si la presencia ilegal supera los 180 días, pero el castigo aumenta a 10 años si la permanencia no autorizada supera los 365 días. Si regresan antes de ese tiempo sin autorización y son arrestados, enfrentan cargos criminales y luego son deportados de por vida.

    Al respecto, el abogado Ezequiel Hernández, quien ejerce en Phoenix, Arizona y colabora frecuentemente con la redacción de Univision Noticias, indicó que el reingreso ilegal a Estados Unidos después de una deportación “es una falta demasiado grave porque no permite a los ciudadanos o residentes hacer nada por sus familiares inmediatos”.

    “No hay nada qué hacer porque regresó sin permiso sin haber cumplido con la Ley del Castigo”, precisa.

    Durante el segundo cuarto del año fiscal 2019 (del 1 de octubre del 2018 al 30 de marzo de 2019), las cortes de inmigración emitieron 32,255 órdenes de deportación en ausencia de Unidades Familiares y Menores No acompañados, de acuerdo con datos de la Oficina de Revisión de Casos de Inmigración (EOIR) a los cuales tuvo acceso Univision Noticias.

    La cifra representa 44% del total de casos enviados a los tribunales tras haber sido arrestados en la frontera donde pidieron asilo.

     

    Sólo un milagro

    La usuaria identificada en el nombre de López nos escribió un correo electrónico para preguntar sobre el programa DACA, el programa de Acción Ejecutiva de 2012 que protege en la actualidad a unos 700,000 jóvenes que entraron al país siendo niños y se les conoce como dreamers.

    “Puedo renovar mi protección de deportación si tengo un DUI y otros dos cargos, uno por asalto (assault) y otro por invasión de propiedad privada”, pregunta. “Y también tengo cargos por no pagar la cuota de manutención de un hijo (child support)”, reconoce. “Debería preocuparme por esto y que me deporten”, pregunta.

    “Esta persona no necesita un abogado para que le ayude sino un mago”, responde con ironía Jaime Barrón, un abogado de inmigración que ejerce en Dallas, Texas.

    “En estos momentos toda persona que tiene historial delictivo debe de preocuparse, porque en caso de ser detenido puede ser de mas interés para el gobierno que una persona que no tiene antecedentes criminales”, agregó.

    Barrón también recuerda la lista de prioridades de deportación anunciada por el gobierno el 25 de enero, cuando Donald Trump firmó la orden ejecutiva migratoria relacionada con las jurisdicciones santuario.

     

    Quienes hayan sido condenados por cualquier delito.

    Quienes hayan sido acusados de cualquier delito, cuando dicho cargo no haya sido resuelto.

    Quienes hayan cometido actos que constituyen un delito penal imputable.

    Quienes hayan incurrido en fraude o tergiversación deliberada en relación con cualquier asunto oficial o solicitud ante un organismo gubernamental.

    Quienes hayan abusado de cualquier programa relacionado con la recepción de beneficios públicos.

    Quienes estén sujetos a una orden final de expulsión, pero que no han cumplido con su obligación legal de abandonar Estados Unidos.

    Quienes a juicio de un funcionario de inmigración supongan un riesgo para la seguridad pública o la seguridad nacional.

    Además del amparo de la deportación DACA otorga una autorización de empleo renovable cada dos años. El programa fue cancelado el 5 de septiembre de 2017, pero varios fallos judiciales lo mantienen temporalmente vigente hasta que un tribunal federal o la Corte Suprema dicten lo contrario.

  • Renuncia el jefe del Instituto Nacional de Migración de México una semana después de acuerdo con EEUU

    El organismo anunció en un comunicado la renuncia del comisionado Tonatiuh Guillén López solo una semana después de que el canciller Marcelo Ebrard se comprometiera con el gobierno de Donald Trump a reducir considerablemente los flujos de migrantes centroamericanos y a recibir más solicitantes de asilo con sus procesos pendientes en Estados Unidos. 

    UNIVISION

     

    14 de junio del 2019-Tonatiuh Guillén López, el hombre designado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador para dirigir el Instituto Nacional de Migración de México (Inami), renunció este viernes a su cargo, según informó ese organismo en un comunicado.

    Pese a que no informan del motivo de la dimisión, esta se produce solo una semana después de que una delegación encabezada por el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, llegara a un acuerdo con el gobierno de Donald Trump para reducir considerablemente el flujo de migrantes centroamericanos y así evitar la amenaza de Estados Unidos de imponer aranceles a los productos mexicanos.

    Posteriormente, el vocero de la secretaría de Gobernación, Héctor Gandini, aseguró a la agencia Reuters que la renuncia de Guillén López se debió a "motivos personales".

    El comunicado del Inami que anuncia la salida del funcionario se limita a decir que éste agradeció la oportunidad al presidente López Obrador y "el apoyo y la generosidad" a la secretaria de gobernación, Olga Sánchez Cordero, y al subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas Rodríguez.

     

    Guillén López había mostrado su preocupación por los derechos de los centroamericanos

    El pasado viernes y, después de una intensa negociación que se extendió por tres días, el gobierno de México llegó a un acuerdo con el de Estados Unidos para reducir el flujo de migrantes centroamericanos y así evitar que el presidente Trump cumpliera su amenaza de imponer aranceles a los productos mexicanos.

    Según el acuerdo, México se comprometió a enviar a 6,000 agentes de la Guardia Nacional a la frontera sur para contener a los centroamericanos que llegan a su territorio y a acoger a más solicitantes de asilo mientras sus procesos avanzan en Estados Unidos a travé del denominado Protocolo de Protección del Migrante (PPM).

    Pese a que no se había pronunciado públicamente sobre este acuerdo, en el pasado Guillén López, había mostrado su preocupación por la capacidad de México de atender las necesidades de los migrantes centroamericanos enviados por Estados Unidos por el programa PPM y por el respeto a los derechos de quienes huyen de la pobreza y violencia de sus países.

    Antes de ser nombrado comisionado del Inami el 1 de diciembre de 2018, López Guillén había coordinado un proyecto de cooperación y desarrollo integral entre México y Guatemala.

     

    De las cárceles a la política migratoria: el nuevo titular

    Tras la renuncia de Guillén López, el presidente designó como nuevo titular del INM a Francisco Garduño Yáñez, quien hasta ahora fungía como comisionado del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social (OADPRS) federal, a cargo de las prisiones del país.

    “Ahora estoy proponiendo para que lo sustituya a Francisco Garduño, él se va a hacer cargo del Instituto Nacional de Migración. Esto tiene que ver con la estrategia que se está aplicando para mejorar el servicio de migración en el país, y le tengo toda la confianza”, expuso López Obrador.

    Garduño Yáñez es funcionario público desde la década de 1970. Dentro de su experiencia académica, destacan sus actividades docentes, así como un doctorado en Derecho y Ciencias Jurídicas por la Universidad del Distrito Federal y una maestría en Derechos Humanos por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

    Entre sus actividades políticas, participó en la primera campaña presidencial de López Obrador en 2006 y es fundador del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

    En el ámbito penitenciario, fue secretario del Comité Técnico para la Reforma Penitenciaria en la Ciudad de México, para el cierre del penal de Lecumberri y el traslado de internos a los actuales penales de la capital del país y a la colonia Penal Islas Marías.

     

  • Guatemala acude a las urnas tras un proceso electoral convulso y con el voto fragmentado

    En unas elecciones en las que los residentes en el exterior podrán votar por primera vez en la historia, Guatemala acudirá este domingo a las urnas en medio de una creciente desconfianza en sus instituciones democráticas y frente a 19 candidatos presidenciales que han fragmentado el voto.

    BILL BARRETO

     

    CIUDAD DE GUATEMALA. 15 de junio del 2019- En las elecciones que se celebran este domingo en Guatemala, el voto está tan atomizado que algunos ciudadanos llegan a las urnas sin poder identificar a muchos de los 19 candidatos que se disputan la presidencia, en un proceso en el que la justicia ha sido decisiva.

    De los 24 aspirantes que se inscribieron inicialmente, cinco quedaron fuera de la contienda, incluyendo dos de las que aparecían con más posibilidades en las encuestas: Zury Ríos, hija del ex general golpista Efraín Ríos Montt, del partido Valor, quien fue inscrita pero su candidatura fue revocada por una prohibición constitucional; y la ex fiscal general, Thelma Aldana, del Movimiento Semilla, actualmente con una orden de captura en Guatemala, girada tras una investigación iniciada por su sucesora en el cargo.

    A estas bajas se suma la del cacique de Jalapa, Mario Estrada, quien era candidato por el partido Unión del Cambio Nacional (UCN), detenido en Estados Unidos por la Administración para el Control de las Drogas (DEA) el pasado 17 de abril por sus presuntas negociaciones con el cartel de Sinaloa.

    Según el Departamento de Justicia, el político estaba entre los investigados por intentar "solicitar fondos a los carteles internacionales de la droga para apoyar" su campaña presidencial. Además, la acusación asegura que Estrada ofreció el control de puertos y aeropuertos a los representantes del cartel e intentado organizar atentados contra otros candidatos a la presidencia, sin especificar cuáles.

    También quedaron fuera los candidatos minoritarios Mauricio Radford, del Partido Fuerza, quien había sido inscrito previamente pese a tener un proceso abierto por abuso de autoridad; y Edwin Escobar de Prosperidad Ciudadana, a quien un tribunal le retiró la inmunidad para ser investigado por supuestas anomalías en un contrato para cobrar el impuesto a los inmuebles en el municipio del cual es alcalde.

    Las decisiones de la justicia y una amenaza de exmilitares de boicotear el proceso electoral si no reciben una compensación que exigen caldearon el ambiente electoral en las últimas semanas de unos comicios que, según los sondeos, irán a segunda vuelta.

     

    Los guatemaltecos en el exterior podrán votar

    Las últimas encuestas coinciden en apuntar a Sandra Torres de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) como líder en todos los sondeos, con entre 20.2 y 22.6% de intención de voto, seguida por Alejandro Giammattei de Vamos por una Guatemala Diferente (Vamos) con entre 11.6 y 14.4% de los apoyos.

    Más incierto es el tercer lugar que, según los sondeos, se disputan Edmond Mulet, de Partido Humanista; Roberto Arzú de Pan-Podemos; y Thelma Cabrera, del Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MLP), con estimaciones de voto entre el 7% y el 8%.

    En esta ocasión, la campaña electoral ha sido más corta luego de las reformas electorales de 2016: solo tres meses antes de primera vuelta y dos meses más para la segunda vuelta. Además, se permite por primera vez el voto en el extranjero y se introdujo la obligación de repetir los comicios si los votos nulos superan el 50%.

    Otra de las novedades es que se igualó el tiempo de los partidos en la pauta de medios de comunicación, lo que dio una ventaja inicial a los candidatos que ya llevaban varios procesos electorales a cuestas, como Torres o Giammattei. La norma permitió que más candidatos se dieran a conocer, mientras que los partidos con mayor organización como la UNE de Sandra Torres compensaron la relativa reducción de espacios publicitarios con una mayor campaña de tierra.

     

    Torres, la favorita en las encuestas

    El domingo previo a las elecciones, Torres realizaba mítines en tres departamentos de la provincia y en la zona metropolitana. En un mitin en Santa Lucía Cotzumalguapa, Escuintla, en la costa sur del país, Torres descendió en un helicóptero en el estadio municipal para presidir la actividad de campaña. “Este 16 de junio defendamos el voto, defendamos los programas sociales” fue la consigna recalcada por la candidata.

    Como esposa del del expresidente Álvaro Colom (2008-2012), de quien se divorció en 2011, Torres fue la administradora de programas de asistencia social, como la entrega de bolsas de alimentos y bonos monetarios a padres de familia a cambio de la presencia de niños en las escuelas, acciones que aún hoy le representan réditos políticos.

    La candidata tampoco es desconocida para las investigaciones de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), una oficina de Naciones Unidas que ha asistido al Ministerio Público (MP) en los principales casos de corrupción de los últimos años y que finalizará funciones en septiembre, luego de que el gobierno de Jimmy Morales no la renovara el contrato.

    La ex primera dama fue denunciada por presunto financiamiento electoral ilícito de su anterior campaña, en una investigación conjunta de MP y Cicig. Sin embargo, la acusación se llevó a los juzgados después de que Torres fue inscrita como candidata, lo cual la blindó con antejuicio.

     

    Giammattei, el segundo, según los sondeos

    La salida de Ríos y Aldana, ambas descartadas por la justicia en un movimiento que consideraron "político" dejó en el segundo lugar a Alejandro Giammattei, candidato de Vamos, quien busca por cuarta vez la presidencia.

    Giammattei obtuvo su mejor resultado electoral en 2007 cuando ocupó el tercer lugar como candidato del partido oficialista Gana. Durante el gobierno de Óscar Berger, fue director del Sistema Penitenciario, pero fue más tarde acusado de ejecuciones extrajudiciales de reclusos bajo su cargo en una investigación del Ministerio Público y la Cicig, aunque un tribunal finalmente cerró el caso en su contra.

    Giammattei no ha ganado una elección a los cargos públicos a los que se ha postulado en 20 años. Sin embargo, en este proceso electoral bajo un sistema de balotaje, de llegar a segunda vuelta sus posibilidades podrían mejorar notablemente ya que, como se mostró en los últimos comicios presidenciales, Torres enfrenta un antivoto fuerte. Los últimos sondean apuntan a que más de la mitad de los electores "difícilmente o nunca" votarían por ella.

    El presidenciable de Vamos es además fuerte en las áreas urbanas del país, zonas que históricamente tienen mayor participación de electores en la segunda vuelta, ya que las autoridades locales, como alcaldes o diputados electos el mismo día, ya ha sido votados en la primera ronda de los comicios.

     

    Los que se disputan el tercer puesto

    El tercer lugar se encuentra se encuentra más disputado, según apuntan los sondeos, que colocan a Edmond Mulet, del Partido Humanista (PM), Roberto Arzú García-Granados, de PAN-Podemos y Thelma Cabrera, del Movimiento de Liberación de los Pueblos (MLP).

    Mulet, quien fue secretario general adjunto para Operaciones de Paz de Naciones Unidas entre 2011 y 2015 y presidente del Congreso a principios de los noventa, es un diplomático de carrera, que estuvo fuera de la política local por cerca de 20 años. En este proceso participa por el PM, de reciente creación, pero integrado con figuras del desaparecido Frente Republicano Guatemalteco (FRG), que gobernó entre 2000 y 2004.

    Candidato emergente en esta campaña, Roberto Arzú García Granados es hijo del expresidente Álvaro Arzú, electo por el Partido de Avanzada Nacional, PAN (1996-2000) e investigado también por la Cicig en un caso de corrupción hasta su fallecimiento en 2018.

    Arzú García-Granados nunca ha ocupado un cargo público y compite con una alianza de partidos que incluye al antiguo partido de su padre, el PAN, y una nueva agrupación, Podemos, que tiene entre sus liderazgos y candidatos a figuras del cancelado Partido Patriota, del expresidente Otto Pérez Molina, procesado por varios casos de corrupción.

    El candidato de PAN-Podemos ganó notoriedad en este proceso electoral por su intenso uso de las redes sociales, y recibió una multa de US$160,000 por su uso de propaganda no regulada en estos medios. Además, enfrenta una demanda por US$6 millones presentada en Miami, Florida, por el consultor político Juan José Rendón por presuntos servicios de asesoría no cancelados.

    La tercera en disputa es Thelma Cabrera, presidenciable del MLP. Indígena maya mam, Cabrera ha sido una de las candidatas que más rápido ha crecido en popularidad en este proceso.

    El MLP, partido oficializado en 2018, es el instrumento político del Comité de Desarrollo Campesino (Codeca) una agrupación surgida en los años noventa entorno a reivindicaciones de tierra y derechos laborales de los trabajadores en la costa sur del país.

    Dirigentes de Codeca han sido acusados en tribunales de promover conexiones ilegales a la red eléctrica y promover el impago de servicios de energía eléctrica en comunidades del interior del país. Como partido, el MLP promueve la revisión de las concesiones de recursos naturales por parte del Estado y la nacionalización del servicio de energía eléctrica, entre otras cosas.

    Su reivindicación de la nacionalización de servicios públicos tiene de fondo la propuesta de “refundación del Estado” mediante una Asamblea Constitucional Plurinacional a semejanza de modelos políticos como los emprendidos en Bolivia por Evo Morales y en Ecuador por Rafael Correa.

     

    Una probable segunda vuelta

    Los sondeos apuntan a que ningún candidato presidencial obtendría más del 50% de los votos, lo que hace predecible una segunda vuelta con Torres y Giammattei. Torres lidera las estimaciones de voto, pero enfrenta el reto de no repetir la caída del 2015, cuando obtuvo el primer lugar en la primera vuelta, pero solo 1,328,000 votos en la primera vuelta frente a los 2,750,000 del actual presidente Jimmy Morales en segunda vuelta.

    El ambiente político se ha caldeado en los últimos quince días con la amenaza de exmilitares de boicotear el proceso electoral, impidiendo el acceso a los centros de votación si no reciben una compensación por supuestos servicios prestados durante el conflicto armado interno finalizado en 1996.

    La amenaza, recurrente en otras elecciones, ha sido tomada con más seriedad luego de que este miércoles la fiscal general Consuelo Porras anunciara que el fiscal de Delitos Electorales, Oscar Schaad, ha salido del país “por amenazas tangibles” contra su vida y su familia. Esto una semana después de que Schaad confirmará que había iniciado una investigación de oficio contra los exmilitares que amenazaban con boicotear el proceso electoral.

    Al clima político enrarecido de las últimas semanas, también ha contribuido las denuncias en redes sociales del supuesto uso de recursos públicos por parte del partido oficial, Frente de Convergencia Nacional, FCN-Nación, para actividades de campaña. La confianza de la ciudadanía en el TSE se ha visto afectada, a su vez, con el anuncio esta semana de la entrega de Q12.9 millones (US$ 1.67 millones) por parte del tribunal al partido oficial, en aportes públicos atrasados entre los años 2016 y 2018, pese a que el partido enfrenta un proceso de cancelación por irregularidades en su manejo de recursos.

     

  • ¿En qué consiste el plan de México para bajar en 45 días la cifra de migrantes que llegan a su frontera con EEUU?

    La propuesta ha sido calificada por expertos como ambiciosa. México planea que la Guardia Nacional pueda contener a los centroamericanos que llegan a su territorio y que el presupuesto para costear la estancia de estos inmigrantes provenga de la venta del avión presidencial.

    JANET CACELÍN

     

    CIUDAD DE MÉXICO. 14 de junio del 2019- México tiene contado el tiempo para cumplir con las exigencias de Estados Unidos en materia migratoria y así evitar que el gobierno de Donald Trump aplique aranceles a todos los productos mexicanos y declare a la nación como "tercer país seguro".

    El reto es que en 45 días —y ya pasaron 7—, el gobierno mexicano logre contener y disminuir el flujo de migrantes centroamericanos que cruzan su frontera, según informó el lunes el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

    Para cumplir con este acuerdo, calificado por expertos como ambicioso, México tiene como solución principal echar mano de la Guardia Nacional para contener a los centroamericanos que llegan a su territorio, pese a que este grupo de seguridad fue creado para combatir al crimen organizado que opera en el país.

    Según explicó el canciller en una conferencia este viernes, además incluye una inversión millonaria de Estados Unidos hacia los países de Centroamérica y hacia México para combatir las causas de la migración. Mientras, el gobierno de López Obrador deberá asignar recursos para proveer servicios de salud, trabajo, educación y alimentación a los migrantes que deban esperar en su territorio una decisión de EEUU sobre sus peticiones de asilo.

    Para Arlene Ramírez Uresti, internacionalista especializada en migración y la relación México-Estados Unidos, el acuerdo completo sería sumamente ambicioso, no solamente para los primeros 45 días, sino también en el mediano y largo plazo si no se involucra en el proceso a los países de procedencia de estos migrantes.

    “Un detonante del éxito de esta estrategia será la eventual vinculación que pueda tener el gobierno de México con sus contrapartes de Guatemala, Honduras y El Salvador. Pero hasta ahora sabemos que la estrategia se basa en el despliegue de efectivos de la Guardia Nacional. También preocupa el ambiente político nacional con respecto a la creación de empleos, programas sociales, ofertas de salud y educación que se tendrá que hacer”, dijo.

    Estas son las medidas con las que el gobierno de López Obrador planea atender la crisis migratoria:

    Desde el miércoles y hasta el próximo martes, el gobierno de México comenzó a desplegar en la frontera sur a 6,000 elementos de la llamada Guardia Nacional, el grupo especializado de seguridad que el presidente Andrés Manuel López Obrador creó con el objetivo de combatir la violencia criminal en el país. Su principal tarea, al menos en los siguientes 45 días, será contener el flujo de migrantes centroamericanos que buscan llegar a Estados Unidos.

    Se trata de 13 coordinaciones desplegadas en los sureños estados de Tabasco, Chiapas, Campeche, Oaxaca y Veracruz, cuya función, según  Ebrard, es registrar a todos los migrantes, explicarles qué opciones de regularización tienen y devolver a su país al que no quiera hacerlo.

    También resguardarán los centros de detención para evitar fugas y motines. Aunque Ebrard no ha hablado de arrestos, sí ha resaltado la necesidad de ampliar y mejorar las estaciones migratorias del sur, que están rebasadas y que son centros de detención.

    De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Migración, durante el periodo de enero a junio, 11,037 personas originarias de Centroaméricahan sido retornadas a México en espera de la resolución de su petición de asilo a Estados Unidos.

     

    Recibir a los migrantes que han pedido asilo en EEUU

    El acuerdo con Estados Unidos también incluye recibir en territorio mexicano a los centroamericanos que quieran solicitar asilo en Estados Unidos durante el proceso que tome la resolución de sus casos. Esto implica que además de permanecer en México, el gobierno debe garantizar su seguridad, alimento, educación y trabajo.

    Sin embargo, de acuerdo con Ebrard, el plan que defiende México contempla que las personas que solicitan asilo, puedan recibir el mismo tipo de protección también en otros países considerados seguros para los migrantes.

    Según cifras de la Secretaría de Gobernación, tan solo en lo que va de enero al pasado mes de abril, las autoridades mexicanas han deportado a casi 37,000 extranjeros originarios de América Central y el Caribe. Una cifra que, de seguir la tendencia, superaría las 109,000 deportaciones que se registraron en todo el 2018.

    Esta resolución no es muy alentadora para los migrantes, pues activistas y abogados de inmigración advirtieron que generará más problemas legalespara preparar sus casos, obtener asistencia legal e incluso para apelar fallos adversos.

     

    Dialogar con los países de Centroamérica

    El canciller de México, Marcelo Ebrard, aseguró el viernes que en el acuerdo Estados Unidos se comprometió a invertir 7,800 millones de dólares en Centroamérica y México: 5,800 millones de dólares para la primera y los 2,000 restantes para el segundo.

    Ebrard aseguró que la inversión acordada de este acuerdo comenzó en El Salvador hace apenas 15 días, sin dar más detalles.

    El canciller mexicano destacó que a cambio de esta inversión, México ayudará a aplicar un plan en Centroamérica que fue presentado el pasado 20 de mayo conjuntamente con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en colaboración con los gobiernos de Guatemala, Honduras y El Salvador para combatir las causas de la migración en la región.

    De acuerdo con Arlene Ramírez, dialogar con los países centroamericanos es el reto más grande, pues es necesario que tengan más que la voluntad política para atender el origen del problema.

     

    Reasignar presupuesto hacia el plan migratorio

    Luego de ser cuestionado sobre cómo piensa financiar la estancia de los centroamericanos que esperen en México, el presidente señaló que se utilizarán los recursos ahorrados por el combate a la corrupción y el plan de austeridad, así como los que genere la venta del avión presidencial.

    "Recibí el avalúo de Naciones Unidas para la venta del avión presidencial. Mínimo 150 millones de dólares. Entonces, para contestar de dónde va a salir: saldría de lo que vamos a recibir por la venta del lujoso avión",detalló.

    Además, el coordinador parlamentario de Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, adelantó que su bancada impulsa reasignaciones presupuestarias para que México pueda cumplir con los acuerdos bilaterales principalmente en materia de salud, educación, empleo, implementación de la Guardia Nacional y reforzamiento de la frontera entre México y Guatemala.

    Esta iniciativa ha sido recibida con desagrado por otros grupos políticos que aseguran que no deberían utilizarse recursos destinado a los mexicanos para atender a extranjeros.

  • La espera en México para los inmigrantes que piden asilo en EEUU podría demorar años

    Activistas advierten que México no tiene, ni los recursos ni la infraestructura suficiente para atender, cuidar y velar por los migrantes que piden asilo en Estados Unidos y serán regresados hasta que los tribunales de justicia del vecino del norte resuelva sus casos como acordaron ambos gobiernos esta semana.

    JORGE CANCINO

     

    9 de junio del 2019- México sufrió la presión de Donald Trump como nunca lo había hecho anteriormente. El mandatario vecino del norte, quien además es su principal socio comercial, lo amenazó con imponer aranceles escalonados a todos los productos mexicanos si no frenaba la oleada de migrantes centroamericanos que huyen de sus países en busca de asilo en estados Unidos.

    Las negociaciones parecieron interminables, hasta que el viernes el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció en su cuenta de Twitter que, “gracias al apoyo de todos los mexicanos se logró evitar la imposición de aranceles a los productos mexicanos que se exportan a EEUU. Marcelo Ebrard dará detalles del arreglo; de todas maneras, nos congregaremos para celebrarlo mañana en Tijuana a las 5 de la tarde”.

    Trump por su parte hizo lo mismo y en la misma red social. En dos mensajes, dijo: “Me complace informar que Estados Unidos ha alcanzado un acuerdo firmado con México. Las tarifas programadas para ser implementadas POR EEUU EL lunes, en contra de México, quedan suspendidas indefinidamente. México, a su vez, ha acordado tomar medidas enérgicas para detener la marea de la migración a través de México y hacia nuestra frontera sur. Esto se está haciendo para reducir o eliminar en gran medida la inmigración ilegal que viene de México a Estados Unidos. Los detalles del acuerdo serán publicados en breve por el Departamento de Estado. ¡Gracias!”

    Una parte del acuerdo dice: “Estados Unidos extenderán de manera inmediata la instrumentación de la sección 235(b)(2)(C) a lo largo de su frontera sur. Ello implica que aquellos que crucen la frontera sur de Estados Unidos para solicitar asilo serán retornados sin demora a México, donde podrían esperar la resolución de sus solicitudes de asilo”.

    De inmediato surgieron preguntas: ¿Dónde esperarán? ¿Cuánto tiempo esperarán? ¿Qué harán las cortes de inmigración de Estados Unidos, que a finales de abril tenían 892,517 casos acumulados y solo 414 jueves se hallaban en servicio?

     

    Zona peligrosa

    “No hay infraestructura ni recursos para atender a los miles de migrantes que han huido dse sus países y buscan asilo en Estados Unidos”, dice Soraya Vásquez, directora de la organización Families Belong Together capítulo México. “Y México no es un país que puede garantizar la seguridad de todos ellos, ni siquiera para todos los mexicanos”, agregó.

    La tercera semana de mayo Univisión Noticias reportó que, desde su implementación el 28 de enero, unos 6,000 solicitantes de asilo en la frontera sur de Estados Unidos han sido regresados a territorio mexicano hasta que un juez de inmigración decida sus casos.

    La mayoría de ellos fueron regresados a Tijuana, la ciudad más violenta del mundo según el Consejo Ciudadano para la Justicia Pública y la Justicia Penal A.C.

    Los migrantes, la mayoría centroamericanos provenientes del denominado Triángulo del Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras), huyeron de sus países a causa de la violencia y la pobreza. La oleada, que fue advertida por primera vez en 2013, ha crecido y sobrepasado la capacidad de respuesta del gobierno de Trump, quien en febrero decretó una emergencia nacional para atender la crisis humanitaria.

    Sólo en abril los agentes de la Patrulla Fronteriza (CBP) detuvieron a 98,977 migrantes en la frontera sur y los ciudadanos originarios de Guatemala y Honduras siguen encabezando la lista de aprehensiones. En mayo, la cifra alcanzó los 132,887.

     

    La otra crisis

    El atasco en las cortes de inmigración es, quizás, todavía más grave que la crisis que se vive en la frontera. A los 892,517 acumulados a finales de abril habrá que sumar otros 350,000 casos que habían sido cerrados Administrativamente en los últimos 20 años, pero que el exfiscal general, Jeff Sessions, ordenó reabrirlos como parte de la política de tolerancia cero.

    Se trata de casos de inmigrantes en proceso de deportación que llevan tiempo en Estados Unidos, tienen familias establecidas, carecen de antecedentes criminales y no representan un peligro para la sociedad.

    Sessions basó la decisión en las órdenes ejecutivas sobre las jurisdicciones santuario y el muro en la frontera con México, promulgadas por Trump el 25 de enero de 2017, donde decretó que la presencia indocumentada constituye una amenaza a la seguridad publica y nacional de Estados Unidos.

    Uno de los decretos, además, amplió la lista de prioridades de deportación, entre ellas los inmigrantes con orden de deportación.

    Sessions prohibió a los jueces archivar casos de deportaciones de inmigrantes sin antecedentes criminales y buscar nuevas fechas de sus casos en los tribunales. La orden provocó un problema cuyas consecuencias todavía no se conocen en su totalidad.

    El ahora exfiscal general y exsenador republicano por el estado de Alabama, dijo el año pasado que el “cierre administrativo”, un procedimiento discrecional que los jueces emplean desde 1980, carece de base legal, un argumento que de inmediato fue criticado por abogados y jueces.

     

    Cifras alarmantes

    Si se toma como base la acumulación al 30 de abril registrada por el TRAC, que alcanza los 892,517 casos, los 424 jueces activos tienen en promedio 2,105 casos.

    Si se agregan los 352,159 casos reactivados por Sessions el año pasado a los 892,517 acumulados hasta finales de abril, las cortes de inmigración tendrían 1,244,676 expedientes pendientes de resolución. Esto significa que los 424 jueces activos tienen, en promedio, 2,935 casos cada uno.

    Ahora bien, Sessions también fijó una cuota de 700 casos por juez al año. Eso significa que, en promedio, cada juez demoraría poco más de 4 años para evacuar su cartera, siempre y cuando durante todo ese tiempo no le asignen ningún caso nuevo.

    El gobierno de Trump ha amenazado con despedir a los jueces que no cumplan con la cuota de 700 casos anuales. “Esta asombrosa medida la hemos definido como una ‘sentencia de muerte de la independencia judicial’ y significa que los jueces se verán obligados a apresurarse en estos casos, a menudo, de vida o muerte”, advirtió en octubre la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA).

    “Es solo la ultima de una serie de cambios de políticas implementadas que socavan la independencia judicial, amenazan el debido proceso y evitan que las personas tengan un día en corte justo”, agregó.

    A esta crisis, también hay que tener en cuenta las aprehensiones llevadas a cabo por la Patrulla Fronteriza en los dos últimos meses, abril y mayo, que suman 232,191.

    “No sabemos por ahora si el gobierno contratará nuevos jueces para atender los casos de estos inmigrantes que retornarán a México”, dice José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami, Florida. “Si contratan nuevos jueces, habrá que prepararlos y eso lleva tiempo. Y una vez que se instalen en sus cortes, deberán contratar personal, y eso también lleva tiempo y cuesta dinero”.

    “Ahora, si no contratan nuevos jueces y no habilitan nuevos tribunales, imagínese, esta crisis irá en aumento”, apuntó.

     

  • Trump presume de una gran victoria ante México; los críticos dicen que solo es un espejismo

    Por Stephen Collinson

     

    (CNN).10 de junio — El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, inicia una nueva semana de colisiones constitucionales con los demócratas afirmando que obtuvo una gran victoria gracias a su estilo de liderazgo, esta vez sobre México.

    Pero al igual que con muchas de las victorias de Trump, hay dudas sobre si el acuerdo de inmigración se suma a un progreso real o si se trata de un espejismo conjurado para salir de otra crisis autofabricada.

    Trump reacciona con enojo ante las insinuaciones de que el acuerdo, concretado el viernes por la noche, es solamente un nuevo ejemplo de la realidad alternativa que a menudo evoca para sostener su presidencia y que este hará poco para resolver la emergencia en la frontera sur.

    La controversia sobre el acuerdo con México también refleja cómo una definición común de los hechos se ha vuelto imposible con un presidente que a menudo ha tratado de devaluar la moneda de la verdad.

    “Si el presidente Obama lograr los acuerdos que yo he logrado, tanto en la frontera como en la economía, los medios corruptos los considerarían increíbles y se declararía un feriado nacional de inmediato”, escribió Trump en Twitter el domingo.

    “Conmigo, a pesar de nuestra economía récord y todo lo que he hecho, ¡no hay reconocimiento!”.

    La disputa sobre el supuesto logro del presidente se produce cuando las difíciles relaciones entre Trump y los demócratas se disponen a un nuevo encuentro inevitable.

    Se espera que la Cámara de Representantes vote el martes para mantener en desacato al secretario de Justicia William Barr y al exabogado de la Casa Blanca Don McGahn, en una escalada adicional de un duelo sobre la separación de poderes.

    Y la enemistad de Trump con Nancy Pelosi se está acrecentando después de que ella dijera que quería verlo en la cárcel, un comentario que refleja la presión sobre la presidenta de la Cámara de Representantes por parte de los liberales que quieren un juicio político y el cual recibió una ardiente respuesta del Presidente.

     

    El veredicto sobre el acuerdo con México

    El domingo, los demócratas se subieron a un informe del diario The New York Times que decía que el acuerdo del viernes incluye principalmente compromisos hechos anteriormente por México en conversaciones con Estados Unidos en los últimos meses.

    Pero el presidente argumentó en Twitter que su intervención y su amenaza de imponer aranceles había sido fundamental para hacer que las promesas quedaran plasmadas en el papel.

    Tal vez en las próximas semanas, el acuerdo del presidente, alcanzado luego de exhaustivas conversaciones entre Estados Unidos y México en Washington mientras él se encontraba en Europa la semana pasada, resultará ser un avance significativo.

    Su argumento es que sus amenazas de nuevos aranceles obligaron a México a realizar un esfuerzo más firme para detener el flujo de migrantes hacia Estados Unidos y mitigará la crisis de la frontera sur que su administración no pudo controlar.

    Los conservadores sostienen que el acuerdo que evitó una revuelta republicana en el Senado es un golpe de estado de los medios de comunicación contra el impredecible arte de las tácticas negociadoras del presidente.

    En una columna de The Washington Post, el presentador de radio Hugh Hewitt acusó a los críticos de Trump de no ser capaces de “admitir que él jugó al póquer de alto riesgo y ganó una ronda sobre la seguridad fronteriza más de lo que pueden admitir que el presidente ofreció un magnífico tributo a los héroes de Normandía el jueves”.

    Trump retiró su amenaza de imponer aranceles del 5% en México a partir del lunes, que habrían aumentado en un 5% por mes hasta alcanzar el 25%, después de experimentar una fuerte oposición de los senadores del Partido Republicano.

    Una interpretación alternativa de los eventos del fin de semana — que ha recibido la furiosa respuesta de Trump en Twitter — es que el acuerdo con México consistió principalmente en salvar la imagen presidencial.

    Si ese es el caso, el Partido Republicano ahora está cerrando filas después de que senadores no ocultaran su consternación ante las amenazas arancelarias de Trump — su herramienta dominante de política exterior– la semana pasada.

    El senador de Missouri Roy Blunt, un promotor del libre comercio y nada fanático de los aranceles, incluso sugirió el domingo que el drama podría ayudar a resolver una guerra comercial aún más complicada contra un enemigo que parece mucho menos dispuesto a adaptarse a Trump que México.

    “Creo que la lección más grande aquí y el mensaje más grande aquí ahora no es para México sino para China”, dijo Blunt en CBS “Face the Nation”.

    “El presidente está claramente dispuesto a usar los aranceles y, de hecho, el presidente cree que los aranceles son una herramienta económica significativa y positiva”.

    No es sorprendente que Trump se enfrente a un escepticismo generalizado por su presunción de victoria, ya que tiene un historial de escalar crisis de forma impulsiva y luego “resolver” los problemas que él mismo causó.

    El presidente ha promovido varios acuerdos comerciales, con Corea del Sur, Canadá y México, como cambios completos a partir de los pactos existentes, pero los críticos argumentan que solo consiguió cambios cosméticos.

    El año pasado, Trump proclamó un nuevo acuerdo comercial con la Unión Europea después de haber retirado sus amenazas de imponer nuevos aranceles sobre los automóviles. En realidad, las dos partes acordaron negociar un acuerdo que aún está por materializarse.

    A principios de este año, el presidente también amenazó repetidamente con cerrar la frontera con México si no lograba detener los flujos de migrantes, antes de retroceder en medio de las críticas internas.

    Se le había advertido a Trump que el cierre de la frontera con México, el tercer socio comercial más grande de EE. UU., podría causar un desastre económico para el país, un alza en los precios que pagan los estadounidenses por productos básicos como frutas y verduras y escasez en los supermercados.

     

    Las dudas sobre el acuerdo

    Dada la escasez de detalles sobre el acuerdo del viernes, es difícil evaluar qué tan efectivo podría ser.

    The New York Times informó que el plan de México para desplegar su Guardia Nacional, una fuerza mucho menos potente que su equivalente en Estados Unidos, para detener a los migrantes ya se había acordado en marzo. Y que la expansión de un programa para mantener a los solicitantes de asilo en México mientras se procesan sus solicitudes ya se había anunciado en diciembre, según el periódico.

    Los críticos argumentan de manera efectiva que el presidente estaba tratando de desviar la atención de Estados Unidos y, lejos de resaltar sus habilidades, expuso la inutilidad de su enfoque.

    “Lo que el presidente ha hecho es mencionar lo que, de hecho, en muchos aspectos México ha acordado hacer hace muchos meses”, dijo el senador Bernie Sanders, un aspirante demócrata a la Casa Blanca.

    “Creo que de lo que todo el mundo está cansado y de lo que yo estoy cansado, es de un presidente que constantemente va a la guerra, guerra verbal con nuestros aliados, ya sea México o Canadá”, dijo Sanders en “State of the Unión”.

    Otro candidato demócrata, el exrepresentante de Texas Beto O’Rourke, dijo que Trump había “exagerado por completo lo que reportó haber logrado”.

    “Podrían haber acelerado el cronograma, pero en general el presidente no logró nada, excepto poner en peligro la relación comercial más importante que tiene Estados Unidos”, dijo O’Rourke en ABC News “This Week”.

    El acuerdo del viernes tampoco parece apuntar a las causas profundas del éxodo humano — la violencia y la anarquía en Centroamérica — aparte de una redacción vaga sobre un mayor rol de Estados Unidos.

    Trump ya ha dicho que recortará cientos de millones de dólares en ayuda a Honduras, El Salvador y Guatemala acusándolos de no hacer nada para detener la crisis migratoria.

    Y Martha Bárcena, embajadora de México en EE. UU., se negó a confirmar la afirmación que hizo Trump en Twitter de que el gobierno mexicano había aceptado comprar grandes cantidades de productos de inmediato a “NUESTROS GRANDES AGRICULTORES PATRIOTAS”.

    La embajadora dijo en “Face the Nation” simplemente que el comercio aumentaría en ausencia de nuevos aranceles y bajo el nuevo acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá, lo que contradice indirectamente el tuit del presidente.

     

    De cualquier manera, Trump tiene una carta para 2020

    En un sentido político, puede que en realidad no importe mucho si el acuerdo con México conlleva un genuino avance, un signo de la realidad distorsionada de la era política actual.

    El presidente ha pasado el fin de semana presumiendo la victoria, ofreciendo material nuevo para sus porristas conservadores y desacreditando las críticas a su esfuerzo como evidencia del sesgo de los medios.

    Si en pocos meses se soluciona la crisis fronteriza, Trump puede llevarse merecidamente una nueva ronda de aplausos en sus mítines de campaña y presumir de una reivindicación de sus políticas de línea dura.

    Afirmará que ha cumplido con sus predicciones de tener una presidencia que arregle las cosas y que está acumulando acuerdos para el pueblo estadounidense.

    Pero si queda claro que el trato con México fue un fracaso, Trump puede acudir de nuevo al pozo de la política fronteriza sabiendo que la retórica inflamatoria sobre los inmigrantes y los ataques a México alimentan la agitación en su base política, lo que necesita rumbo a 2020.

    “Siempre podemos volver a nuestra anterior y muy rentable posición sobre los aranceles. Pero no creo que sea necesario”, escribió Trump el domingo, acusando a los medios de comunicación que plantean dudas sobre el acuerdo de querer ver fracasar a Estados Unidos.

  • El pastor que hace llorar a los niños: así son los sermones del arrestado líder de la iglesia La Luz del Mundo

    Varios videos publicados en YouTube muestran el fanatismo de los fieles de esta congregación y la devoción incondicional que le expresan a su dirigente, quien ahora está preso en Los Ángeles esperando para ser juzgado por abuso sexual de menores, pornografía infantil, violación, conspiración y varios delitos graves.

    ISAIAS ALVARADO

     

    9 de junio del 2019- "Después de la batalla Dios coronará, Dios nos coronará". Las voces infantiles retumban en el imponente templo de La Luz del Mundo en Guadalajara. El canto llena cada rincón de este recinto de 80 metros de alto y con capacidad para más de 1,500 personas. Afuera hay muchos más, son miles, la mayoría niños.

    Ellas se cubren la cabeza con velos de colores y con estos secan sus lágrimas cuando escuchan la voz de un hombre anunciando la llegada del líder de la iglesia, Naasón Joaquín García. " Toda la niñez se vuelca al hombre elegido por Dios", se escucha en el templo. "Aquí viene, alégrate niño".

    García, quien viste un traje color café, entra al recinto al estilo de una estrella de rock.Mientras camina va saludando con una sonrisa a los menores, que se apretujan para tratar de tocarlo. "Aquí está el que los ama y él está viendo que ustedes lo aman", continúa el anunciante y lo describe como "tu general", "el varón de Dios" y "el ungido de Jehová".

    Los niños esperan ansiosos escuchar al pastor después de una caminata que realizan cada año por las calles de Guadalajara. Sus expresiones no son menos desbordadas que las de sus padres: lloran, agitan las manos y gritan después de cada frase de su líder religioso.

    Este evento, que ocurrió en 2016, es uno de tantos registrados en video y subidos a 

     conspiración y una larga lista de delitos graves.

    En aquel discurso, García saludó a los más pequeños fieles de su iglesia con un versículo bíblico: "Dejad a los niños venir a mí (sic), porque de ellos es el reino de los cielos".

    Cuando les dijo que su sermón sería breve porque seguramente estaban cansados por el recorrido a pie, los niños le respondieron con un emotivo "noooo" y movieron las manos insistiendo que querían seguir escuchándolo.

    Luego, el pastor expresó a todo pulmón, como si fuera un político en el cierre de una campaña electoral, que cuando ellos cumplieran 18 años ayudarían a multiplicar "los batallones" de su congregación, ya extendida por todos los continentes. "Entonces, como dice la alabanza, ‘que tiemble el averno y que se llene de pavor’. Esta niñez se está preparando", advirtió frente a una multitud que no paraba de llorar.

     

    El mismo tono tenía el sermón que quedó registrado en otro video 

     Fue otro evento lleno de niños en 2018.

    – "¿Cuántos años te vas a dedicar a dar testimonio de esta iglesia del Señor? ¿60 años? ¿70 años? ¿80 años?", cuestionó el pastor. 
    – "Noooo", respondieron los pequeños. 
    – "¿La vida que el Señor te conceda la vas a dedicar para dar testimonio de este evangelio?", preguntó. 
    – "Sííííííí", contestaron al unísono. 
    – "¿Y si para otros no soy apóstol, niñez de la iglesia del Señor, ¿para vosotros sí lo soy?" 
    – "Síííííí". 
    – "El mundo me va a seguir queriendo detener ¿Me tengo que preocupar?" 
    – "Nooooo".

     

    Una "experiencia religiosa intensa"

    Son algunos niños de esta congregación evangélica los que se volvieron víctimas de Naasón Joaquín en el condado de Los Ángeles, según una acusación de la Fiscalía General de California, la cual cree que hay más víctimas en otros lugares que aún no se han atrevido a denunciarlo.

    Al momento, tres niñas y una mujer aseguran que este hombre y sus tres presuntas cómplices, todas mujeres jóvenes, las obligaron a desnudarse, realizar actos sexuales y dejarse fotografiar mientras lo hacían.

    Con más de 90 años de antigüedad, en el seno de este culto religioso han nacido y crecido miles de niños. Los que viven en 'Hermosa Provincia', la colonia de Guadalajara donde se encuentra su templo principal y en la cual radican muchos de sus fieles, reciben clases en las escuelas que administra la congregación. Todos los días, ellos caminan por calles con nombres bíblicos, como Jordán, Jericó y Getsemaní.

    Andrew Chesnut, profesor de estudios religiosos en la Virginia Commonwealth University, explicó al diario Los Angeles Times que La Luz del Mundo ha sido dirigida como un "culto a la personalidad", en el cual Naasón Joaquín "asumió roles divinos, diciendo que no podía ser juzgado, que era como un rey".

    Para sus críticos, solo un nivel alto de fanatismo explicaría por qué mientras la iglesia católica sigue perdiendo fieles aceleradamente desde que surgieron los escándalos de abuso sexual, La Luz del Mundo extendió su presencia en 58 país y alcanzó una membresía de más de cinco millones de feligreses a pesar de que las acusaciones contra sus tres grandes pastores se han escuchado desde hace varios años.

    Del padre de Naasón Joaquín, Samuel Joaquín, quien estuvo a la cabeza de la congregación por cinco décadas hasta su muerte en 2014, varios afirmaron haber sido víctimas de violaciones sexuales siendo menores. Hablaron ante la prensa, pero él jamás enfrentó un proceso penal en ningún lado.

    "La iglesia ofrece un tipo de experiencia religiosa bastante catártica, intensa; las oraciones que se efectúan en sus templos o fuera de ellos llevan a un estado de verdadera exaltación individual y colectiva", explicó Fabián Acosta, profesor del Departamento de Filosofía de la Universidad de Guadalajara, a la agencia EFE.

    Mientras que Ángela Renée de la Torre, académica del Centro Investigaciones en Antropología Social de Occidente, describió a este culto en su libro 'Los hijos de la luz' como un movimiento religioso de tipo pentecostal "debido a sus creencias fincadas en los dones y carismas del Espíritu Santo".

    Los miembros de esta organización deben sujetarse a un estricto código de conducta, que exige a las mujeres vestir faldas hasta los tobillos y velos. Otra norma es acudir a sus templos tres veces al día. Los horarios de los rezos son 5:00 am, 9:00 am y 6:00 pm. Por eso muchos viven cerca de estos recintos.

    "Asistir a la iglesia es vital en nuestra vida rutinaria", explicó Cesia Minemann, una vocera de la iglesia en Los Ángeles, en una entrevista con Univision Noticias. "Trabajamos, estudiamos, las amas de casa cuidan del hogar, pero al comenzar y al terminar el día nosotros oramos", agregó.

    Ella dijo que la vestimenta que se exige a las mujeres es "pudorosa" y para "agradar a Dios".

    Varios sermones de Nassón Joaquín 

     dictan al pie de la letra qué deben hacer los miembros de su iglesia para "ganar la salvación". En un video publicado en diciembre de 2018, él hablaba sobre el "libertinaje" del mundo y el "desenfreno" de los jóvenes.

    "Este cuerpo sigue viviendo en el mundo con estas tentaciones, con estos peligros, con estas provocaciones de Satanás", advirtió el pastor.

    A decir del fiscal estatal, Xavier Becerra, el líder de La Luz del Mundo no predicaba con el ejemplo; y le falló a las leyes de California "y a las de Dios".

  • Los rostros de "Venesolanda", la capital de Venezuela en Quito

    Solanda o Venesolanda, como ya lo llaman algunos, es un de los barrios populares más poblados de Quito. Los venezolanos más pobres alquilan allí casas minúsculas que casi siempre comparten con otros y trabajan en la economía informal del Mercado Mayorista, que les permite pellizcar unos cuantos dólares.

    SORAYA CONSTANTE

     

    QUITO, Ecuador. 9 de junio del 2019- Hay barrios que empiezan a ser refugio de los venezolanos en Quito. Uno de ellos es Solanda o Venesolanda, como ya la llaman algunos.

    Está al sur de la ciudad y en el pasado también acogió a colombianos, cubanos y a migrantes internos del país. Es uno de los barrios con mayor densidad poblacional, se calcula que tiene más 100,000 habitantes, aunque el diseño original de los años 70 fue pensado para 20,000.

    Los dueños de estas casas, que se construyeron dentro de un plan populista llamado "Pan, techo y empleo", modificaron las viviendas para alquilar una parte de ellas. Los venezolanos llegan a Solanda buscando esos espacios mínimos, que se alquilan entre los 150 y 250 dólares, y casi siempre los comparten con otros.

    También llegan atraídos por economía informal que está instalada en el sector y que les permite pellizcar unos cuantos dólares “haciendo el semáforo” (vendiendo caramelos, frutas, empanadas o tabacos los conductores en los semáforos), o trabajando como “caleteros” o cargadores en el Mercado Mayorista, la mayor despensa de Quito, que también es parte de Solanda.

     

    Las empanadas de los Morris

    Antonio Morris, su esposa Luz Marina y sus tres hijos son parte de esa Venesolanda que lucha por salir adelante. Llevan ocho meses en el barrio y aunque tuvieron mala suerte con la primera casera, que les cobró una cifra absurda por el consumo de agua, ahora viven en un piso que les alquila un ecuatoriano que emigró a Estados Unidos y ha empatizado con ellos.

    Los Morris vivían de lo que Antonio ganaba vendiendo limones en un semáforo, pero ahora venden empanadas a sus paisanos en el Mercado Mayorista. Su rutina empieza a las 3:00 de la mañana, porque las empanadas tienen que estar listas para el desayuno, y termina 12 o 14 horas más tarde cuando venden las 25 o 30 empanadas que preparan cada día.

    “Esto es duro, pero cuando quiero desmayar golpeó con fuerza la masa y digo por mis hijos, por el alquiler, por la visa…”, cuenta Luz Marina. Antonio también tiene lo suyo porque los vendedores de comida del mercado lo miran con recelo y en más de una ocasión le han dicho que se vaya a su país. “Sé que estoy trabajando honradamente, por eso siempre les respondo con educación y no dejo que me provoquen”, dice.

    La meta de los Morris es arreglar sus papeles, buscar colegio para sus hijos y abrir un pequeño negocio en Solanda. Todavía no saben cómo alcanzarán este último objetivo, pero ya han decidido el nombre del local: “Las empanadas de la abuela”, porque la idea de hacer empanadas se le ocurrió a la madre de Luz Marina que acompañó a la familia en el viaje a Quito y luego se regresó a Valencia, de donde salieron todos.

     

    Douglas carga papas a cambio de centavos

    Douglas Romero es parte de la población venezolana que trabaja en la gran despensa de Quito. Dio con el Mercado Mayorista porque otro venezolano le dijo que en el sur de la ciudad había un mercado como el Mercado Mayor de Coche, en Caracas, y que se trabajaba igual. Le aconsejaron ir a la medianoche y empezó cargando frutas y verduras.

    “Vienen camiones pequeños que te llevan por todo el mercado haciendo las compras y te dan unos cinco o siete dólares y el desayuno”, cuenta. De eso ya han pasado seis meses y ahora trabaja de “caletero” en la sección de papas: carga sobre su espalda los quintales de papas que otros compran y recibe 10 centavos por cada bulto. También le ocupan para clasificar o “clasear” las papas por 35 centavos el quintal.

    Según sus cálculos es mejor trabajar allí, aunque literalmente se parta la espalda. Poco antes de dar esta entrevista se ganó 90 dólares por dos días de trabajo en los que tuvo que clasificar 200 quintales de papas y luego subirlos a un camión.

    Este muchacho de 22 años, que no alcanzó a terminar la carrera en su natal Guárico, carga hasta dos quintales de papas en su espalda. “El trabajo es duro, por eso no lo quieren los ecuatorianos, pero nosotros vinimos a trabajar”, dice con una sonrisa en la cara.

    Sus otros dos hermanos mayores también están en Quito y han aparcado sus profesiones para trabajar en fletes de mudanza y en la hostelería. Solo uno de ellos ha conseguido arreglar su condición migratoria y ha conseguido traer a sus hijos. El resto se concentra en trabajar y apartar unos 20 o 30 dólares cada semana para enviar a sus padres en Venezuela.

     

    El hijo de ecuatorianos que volvió de Venezuela

    Rodolfo Yépez es uno de los primeros venezolanos que se asentó en Solanda. Llegó al barrio porque es comerciante y empezó a ganar sus primeros dólares vendiendo productos de belleza. Pero aunque él se jura venezolano, en papeles es ecuatoriano: nació en Guayaquil y emigró con sus padres a Venezuela cuando tenía dos años. Pero este hecho no cambia lo que él siente.

    “Mi esposa es venezolana, mis hijos son venezolanos, yo me siento venezolano”, asegura. La ventaja de tener papeles ecuatorianos, sin embargo, le abrió algunas puertas, sobre todo, a la hora de emprender. Llegó hace tres años y hace dos abrió una peluquería que lleva el nombre de su último hijo, Sebas.

    No lo hizo solo, contó con su familia y un grupo de amigos venezolanos que decidieron impulsar una opción de autoempleo para ellos mismos y se apoyaron en una organización eclesial llamada Misión Scalabriniana.

    La peluquería ganó fama en el barrio porque auspició a un equipo de basketball, formado por venezolanos y ecuatorianos, que ganaron el campeonato del barrio del año pasado. Este año, el equipo defiende el título y acaba de pasar a semifinal. Cuentan con un profesional del basketball, José Mejía, que jugó 18 años por Venezuela.

    “Es talento venezolano como muchos que han venido a este país”, dice Rodolfo y añade que en el grupo que frecuenta la peluquería hay muchos profesionales, pero casi nadie trabaja en lo suyo.

    Lo peor para los migrantes, a su juicio, es la explotación laboral. “Aquí lo malo es que hay mucho desempleo y se hace duro conseguir algo fijo, hay mucha gente que se aprovecha de eso y explota a los extranjeros. Yo he oído muchas historias, venezolanos que trabajan 15 días o un mes y no les pagan, les dicen que estaban a prueba y ellos no tienen a quién reclamar”.

     

    Ecuador no es un país para migrar

    El gobierno ecuatoriano en las últimas semanas ha hablado de la imposición de una visa humanitaria para los venezolanos, en sintonía con los países vecinos.

    El canciller de Ecuador, José Valencia, dice que a mayo de este año hay 277,000 venezolanos que viven en Ecuador, pero la cifra real podría superar los 300,000 si se toma en cuenta que muchos pasaron por trochas cuando el gobierno ecuatoriano impuso la obligatoriedad de presentar en frontera el pasaporte vigente y el pasado judicial apostillado. Esta medida duró casi dos meses debido a la apelación que hizo la Defensoría del Pueblo ante la Corte Constitucional.

    Esos mismos documentos, sin embargo, son requisitos para la visa y retrasan el proceso porque no son fáciles de tramitar. Según el canciller, apenas se han expedido 113,000 visas y hay otras 60,000 en trámite.

    Para Javier Arcentales, abogado especialista en movilidad humana, la exigencia de esos documentos es una barrera normativa. “Sabemos de la dificultad que tiene la población venezolana para acceder a su propia documentación, sabemos que la población viaja sin documentos”.

    Otra barrera normativa son las las tasas de pago para las visas o las multas. El costo normal por la visa Unasur es de 250 dólares, pero si la solicitud no se hace en los primeros 180 días de estancia se genera una multa de 788 dólares (dos salarios básicos) que se debe pagar para continuar con el trámite.

    La falta de papeles arroja a los venezolanos a la informalidad, al trabajo en las calles y a enfrentamientos con otros trabajadores ambulantes. También genera explotación laboral. Un estudio hecho en barrios populares del norte de Quito por la académica Daniela Celleri señaló que un 87% de los 3,000 migrantes consultados gana menos del salario básico (396 dólares).

    De eso ya han dado cuenta las organizaciones de migrantes, pero las autoridades no sancionan estas prácticas. Daniel Regalado de la Asociación Venezuela en Ecuador dice que a través de sus redes sociales conocen entre 15 y 20 casos diarios de explotación laboral.

    “La explotación ha sido denunciada ante el Ministerio de Trabajo, pero esta dependencia no ejerce una función sancionadora real, sino mediadora. Al explotado no le dan la razón jamás aunque presente fotos, videos y notas de voz. El explotador se limita a decir que no lo conoce y hasta allí llegamos”.

Boletín

Regístrate para recibir nuestras más recientes noticias y promociones en tu correo electrónico gratis

Últimas noticias

Clima

Visitante / Visitor 27404

Kubik-Rubik Joomla! Extensions